www.mil21.es
    23-Oct-2018

CLAVES

Pese a que España es el país donde mayor aceptación tiene la acogida de refugiados sirios, la integración de los mismos se resiente si, como pasa en algunos países, se les prohíbe trabajar. Una situación que se agrava ante la falta de fondos que expone la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Bad, bad, bad. Mal, mal, muy mal camino el de esta multinacional de origen británico recientemente aterrizada en España, especializada en sectores energéticos, nucleares y navales y líder en áreas críticas de Seguridad y Defensa.
El periodista y escritor Joaquín Abad ha logrado eludir la censura y colarse en lo más alto de la lista de ventas de Amazon. Un auténtico fenómeno editorial que ha dejado sin ejemplares a las librerías del principado, que ya hablan ‘El andorrano’ como el libro más vendido de la historia de Andorra.
Las subastas de medicamentos provocan que los andaluces se encuentren en una situación desfavorecida con respecto al resto de españoles. A continuación vamos a desgranar todos los aspectos que envuelven a los medicamentos genéricos, las subastas celebradas en Andalucía y los problemas que han acarreado, como el desabastecimiento de las farmacias o, en otra instancia, que el gasto en farmacia de la Junta de Andalucía no se haya reducido.
Pese a que parece más una noticia de épocas pasadas, la última novela del periodista Joaquín Abad, ‘El Andorrano’, se enfrenta a la censura en pleno siglo XXI.
En el Informe sobre la Salud en el Mundo de 2010, Margaret Chan, directora general de la OMS, ya señalaba que cualquier sistema sanitario, antes de buscar dónde recortar el gasto en asistencia médica, tendría que buscar alternativas de eficiencia, mejores prácticas, mayor uso de genéricos, mejores incentivos para los proveedores, con una administración sanitaria simplificada. En los siguientes capítulos vamos a desentrañar una realidad que, sobre todo si eres de Andalucía, no quieren que sepas…
Son ya clásicas las fotos de las protestas incendiarias -y la represión policial- de la gente contra los “ajustes” promovidos por el FMI, en muchos países.
En una columna que escribí a fines del 2017 (“No llores por mí Jerusalén”) decía que, desde que Trump amenazó con trasladar la embajada, el revuelo fue fenomenal.
No recuerdo quién dijo que “pedirle al Estado que resuelva un problema es pedirle al zorro que cuide a las gallinas”, pero es verdad, absolutamente verdad, aunque no lo crea.
Dos principios están claros en cuanto a las sociedades. Uno, que los seres humanos son conservadores porque las personas temen a los cambios. El segundo es que los medios masivos, sobre todo la TV, tienen gran influencia sobre la opinión pública al punto que, a la gente en general, no le interesa la verdad sino lo que diga la TV: tiene “razón” quién más tiempo aparece en la pantalla.
El presidente venezolano, Nicolás Maduro, afirmó el pasado martes que el resultado inicial de las operaciones de intención de compra de la criptomoneda lanzada por su administración fue de 735 millones de dólares estadounidenses.
Nicolás Maduro, el sanguinario dictador bolivariano autoproclamado Presidente de Venezuela por la gracia de Chávez, se ha ofrecido a pagar todos los gastos para la defensa de la golpista antisistema Anna Gabriel, que deberá responder ante el Tribunal Supremo su implicación en la trama encabezada por Puigdemont para proclamar una república catalana independiente de España.
El 10 de agosto del 2015 y en pleno periodo vacacional, RENFE aumentó sin aviso previo, el sobrecoste que aplicaba a la venta de billetes adquiridos en las taquillas del 3,5% al 5,5%. Lo que suponía de facto, una subida del 2% en el precio de los billetes.
Según los datos que se manejan del año 2016, un 60% de los jugadores de videojuegos son hombres, frente al 40% de mujeres. El 15% tenían edades comprendidas entre los 15 y los 24 años. Con esto se concluye que a las mujeres les gusta tanto jugar a videojuegos como a los hombres. Tan sólo hay que revisar estadísticas de años anteriores para descubrir cómo estos porcentajes están cada vez más justos.


0,40625