www.mil21.es

China

El magnate estadounidense, George Soros, que había comprado varias empresas chinas por varios millones de dólares, ahora se desvincula de ellas. El polémico personaje vinculado al Nuevo Orden Mundial desinvierte en sus fondos de Wall Street y otros inversores siguen su estela.

Tras la toma de Afganistán por los talibanes, la portavoz de Exteriores de China ha pedido a EE.UU. que deje de usar la “democracia” y los “derechos humanos” para intervenir en la política de otros países.

El Pentágono hizo público el mes pasado un estudio sobre el desarrollo de armas por parte de China para derribar naves enemigas en el espacio. Ante la avanzada tecnología militar del país asiático, EE.UU. teme un nuevo ataque y se prepara para contraatacar.

Alguien dijo alguna vez que los maestros son siempre mejores que los aprendices. China y Evo, maestros del estatismo, le ganan a los “capitalistas” aprendices de maoísmo.

El libro 'China Covid-19. La Quimera que cambió el Mundo', de Ediciones Cantagalli, intenta desenmarañar cómo surgió el virus más letal de nuestra historia reciente. El científico Joseph Tritto asegura que los experimentos de bioingeniería que el país asiático realizó con la ayuda financiera y científica de Francia y Estados Unidos se transformaron en una investigación con finalidades de tipo bélico. El laboratorio de Wuhan estaría ahora está en manos del Ejército de Liberación del Pueblo, al mando de la Gral Chen Wei, a quien señalan como una de las mayores expertas en armas bioquímicas y bioterrorismo del mundo.

Así nos lo asegura un analista internacional, experto en conflictos bélicos, tras conocerse el último movimiento de EE.UU al instar a China a que se abstenga de recurrir al "ojo por ojo" en sus relaciones.

La OMS le ha pedido a China todos los datos para resolver el origen del coronavirus, pero el país se niega a ofrecerlos, alegando su deseo de que la investigación se base en la ciencia y no en la política. No obstante, la OMS ya pidió que se “despolitizara” dicha investigación.

El 1 de julio se conmemoraba el centenario del Partido Comunista de China. En esta ceremonia, caracterizada por la rigidez, se estima que cerca de 70.000 personas se han reunido en la Plaza de Tiananmén, en el corazón de Pekín.

En 2019 el Dragón Rojo ya era la segunda economía del mundo, con un PBI de unos USD 14 billones dejaba atrás a la zona euro (13,4 billones) mientras que, según JP Morgan, EE.UU. conservaba el primer lugar con un PBI de USD 21,3 billones y seguía siendo la economía más grande con el 27,3% del PBI global, mientras que China (17,9%) superaba a la zona euro (17,1%).

Como escribió Roberto Cachanosky, en una columna titulada “El Estado presente hunde a la población en la pobreza”, la mayoría de las personas “…creyeron que los políticos tenían el monopolio de la solidaridad y que, con ellos cuidando a la población, todos tendrían… salud…, etc… iban a brindarle a la población la mejor condición de vida jamás vista…. Este perverso sistema del estado presente… ha transformado al estado en algo inmanejable…”.

En un nuevo giro de los acontecimientos, y en plena 'Guerra Fría' entre el país asiático y la América más azotada por la emergencia sanitaria, sobresale la voz de una expera que tiene mucho que decir. A estas alturas pocos desconocen a la viróloga china Li-Meng Yan, quien se vio obligada a huir el pasado mes de abril a Estados Unidos tras asegurar que su país ha mentido sobre el coronavirus. Y es que, al parecer, ya durante diciembre de 2019 se sabía la enorme transmisión del virus entre humanos, algo que podría demostrar.

Mao Yin se ha reencontrado por fin con sus padres después de tres décadas. Y es que, de niño, fue secuestrado por unos ladrones en un hotel de Xi'an con el objetivo de vendérselo a una pareja sin hijos de la provincia de Sichuan.