www.mil21.es
Yihadistas y narcos se infiltran en la oleada de inmigrantes
Ampliar

Yihadistas y narcos se infiltran en la oleada de inmigrantes

lunes 08 de junio de 2015, 20:17h

Escucha la noticia

En lo que va de año han llegado a Italia 50.000 inmigrantes en barcos procedentes de Libia, Egipto y Turquía. El gobierno de Mateo Renzi calcula que otros 130.000 llegarán antes de fin de año. Redes yihadistas y mafias de narcotraficantes aprovechan las oleadas masivas de inmigrantes para infiltrarse en Europa.

Los británicos son más pesimistas y estiman en medio millón los que están listos para embarcar en playas y puertos de estos tres países. Las organizaciones yihadistas aprovechan esta marea humana para implantar “células durmientes” por toda Europa y establecer una red de correos seguros que transmiten las órdenes escritas en papel sin utilizar internet, rastreada por las agencias antiterroristas.

El fenómeno ha desbordado todas las previsiones hechas por los gobiernos europeos. A la falta de legislación apropiada, se añade la escasez de medios de detección y protección de costas, la insuficiencia de campos de acogida, y todo lo que conlleva el problema humanitario.

Lo que más preocupa a los servicios de inteligencia y seguridad europeos se puede resumir así:

1. Introducción de “células durmientes” yihadistas que se instalan en todos los países europeos, divididos por los movimientos terroristas en tres categorías:

a. Los países de la cuenca mediterránea: Italia, Francia y España, donde la presencia de inmigración musulmana es masiva.

b. Gran Bretaña, donde tienen cobijo “legal” los grupos salafistas más radicales y los imanes más beligerantes.

c. Los países del norte de Europa, bases estratégicas de la OTAN, como Alemania, Noruega, Suecia, Países Bajos y Dinamarca.

2.- Activación de vínculos y contactos entre los movimientos yihadistas en Europa, norte de África y Oriente Próximo.

3. Financiación adicional de las redes terroristas.

4. Conexiones entre el yihadismo europeo y las redes de venta ilegal de armamento procedente del Cáucaso y los Balcanes, vía Turquía, verdadero supermercado de venta de armas llegadas de Iraq, Siria y Libia.

5.- Acuerdos puntuales entre las redes del yihadismo y las mafias del narcotráfico y del crimen organizado, albano-kosovares, turcas e italianas.

6.- Incorporación en el puzzle del dúo “yihadismo/droga”, de los movimientos terroristas del Sahel, Malí y Nigeria, que dan protección armada a los convoyes de inmigrantes ilegales procedentes de África subsahariana con destino a Europa. Asimismo, garantizan la seguridad del aterrizaje de aviones cargados de cocaína colombiana en aeropuertos improvisados de las zonas desérticas africanas bajo su control.

La falta de una política europea coherente para hacer frente a este fenómeno se manifiesta de la siguiente forma:

1.- Se continúa tratando el problema a nivel “nacional”, sobre esquemas de vigilancia fronteriza que han quedado desfasados (controles policiales, acuerdos bilaterales de repatriación y una legislación hecha cuando el tráfico ilegal de personas afectaba a unos centenares de inmigrantes que llegaban en los meses de buena mar). Cada país europeo afectado pone trabas a la cooperación multilateral.

2.- Se mantiene y alimenta la desconfianza entre los países de acogida, (europeos) y de procedencia (magrebíes y africanos).

3.- La Unión Europea no consigue concretar una política común. Los países del norte, Alemania en cabeza, siguen pensando que es un asunto interno de los mediterráneos, y no aportan ni financiación, ni medios logísticos y de seguridad.

4.- Los servicios europeos de seguridad e inteligencia antiterroristas, siguen desconfiando entre sí, y proporcionan informaciones a cuentagotas a sus vecinos, permitiendo a las redes yihadistas infiltrarse a través de las oleadas de inmigrantes. Salvo casos excepcionales, las agencias de cada país no alertan a los otros sobre sus propios infiltrados en las redes yihadistas.

5.- Los intereses económicos de cada país se mantienen por encima de la seguridad colectiva y paralizan la coordinación de los organismos de seguridad europeos. La perspectiva de jugosos contratos sobre materias primas y productos energéticos, se interpone en la política de seguridad común.

6.- Mientras tanto, crece el riego de atentados en Europa con redes yihadistas camufladas en la sociedad, bien entrenadas y que utilizan internet como principal medio de reclutamiento.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

1 comentarios