www.mil21.es
China comienza la Tercera Guerra Mundial con COVID-19 [Parte 1]

China comienza la Tercera Guerra Mundial con COVID-19 [Parte 1]

TheLybertyWeb

domingo 27 de diciembre de 2020, 23:32h

Escucha la noticia

Ha pasado un año desde que se confirmó por primera vez la infección COVID-19 en Wuhan, China.

La vida en todo el mundo ha cambiado por completo; las personas no salen de sus casas sin una máscara, y una vez que un cliente ingresa a muchas tiendas o restaurantes, se les exige que se midan la temperatura y usen desinfectantes para manos a base de alcohol. Es como si hubiéramos llegado a aceptar COVID-19 como un “desastre natural”, esperando pacientemente a que la infección se solucione.

Misterio detrás del nivel de amenaza COVID-19 que difiere según el país

El número de casos de COVID-19 en todo el mundo ha superado los 70 millones, y estamos en camino de llegar a los 100 millones de casos si el número de casos continúa aumentando al ritmo actual (al 12 de diciembre).

En particular, el número de personas infectadas en el Reino Unido es de aproximadamente 1,7 millones con un número de muertos de 60.000; en la India, el número de personas infectadas es de aproximadamente 10 millones y el número de muertos supera los 140.000. En Estados Unidos, donde más de 15 millones de personas resultaron infectadas, la cifra de muertos alcanzó aproximadamente las 300.000, lo que supera la cifra de muertos de los soldados estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial.

Entonces, la pregunta es la siguiente: ¿por qué el daño causado por el COVID-19 es tan diferente entre los estados occidentales, como Europa y Estados Unidos, y países como Japón en el Lejano Oriente?

El hecho de que la tasa de mortalidad difiera según el país o la región se denomina "factor X" y los expertos en la materia han intentado varias explicaciones. Algunas de estas explicaciones son que “las estructuras genéticas de los japoneses son únicas” o que “hay una diferencia en la conciencia de la higiene”, pero ninguna de ellas tiene evidencia suficiente.

Una perspectiva que puede ser la solución para abordar este misterio es la idea de que China creó el coronavirus como arma biológica y lo difundió por todo el mundo.

El director ejecutivo de Happy Science, el maestro Ryuho Okawa, ha realizado una amplia gama de lecturas espirituales y ha abordado la posibilidad de que COVID-19 se haya desarrollado de hecho como un arma biológica. El Maestro Okawa ha estado afirmando constantemente: "La gente debe saber que China está comenzando una guerra mundial con el coronavirus".

Apoyaremos este punto de vista más adelante, pero si COVID-19 es un arma biológica, es seguro afirmar que China es una “nación de crímenes de guerra” que ha matado a innumerables personas inocentes en todo el mundo.

Los virus pueden fabricarse artificialmente

La comprensión general del origen de COVID-19 es que el virus se transmitió después de que los residentes de Wuhan comieran murciélagos que se compraban y vendían en el mercado de mariscos. Sin embargo, una vez organizados los hechos de este año, la teoría de que “COVID-19 era un virus de origen natural” es, en sí misma, antinatural.

En primer lugar, no existe una cultura de comer murciélagos en Wuhan, y China aún no ha publicado ninguna información sobre el primer caso de COVID-19. Además, cerca del mercado de mariscos que causó un brote masivo, se encuentra el Instituto de Virología de Wuhan, Academia de Ciencias de China, que maneja los virus más letales.

La “teoría de las armas biológicas” fue defendida a partir de evidencia circunstancial, pero muchos medios de comunicación e investigadores insisten en la teoría de que el COVID-19 surgió de forma natural. Algunas personas incluso asumen que los virus no se pueden fabricar.

Sin embargo, en septiembre de 2020, el Dr. Li-Meng Yan, un virólogo chino y nativo de Shandong, presentó un artículo que explicaba cómo se fabricó artificialmente COVID-19 en un instituto de investigación chino. Algunos académicos criticaron que el artículo no sea presentable o que no comprendan la intención detrás del desarrollo de un nuevo virus.

Al mismo tiempo, también reconocen la posibilidad de que COVID-19 pueda fabricarse artificialmente basándose en el procedimiento de síntesis artificial, como se señala en el artículo del Dr. Yan.

No es raro que los virus se creen artificialmente. En Japón, la investigación ha establecido una tecnología para sintetizar un virus de influenza.

Por lo tanto, varios investigadores han señalado que si desarrolla un virus que sintetiza el virus del SARS con la secuencia de ADN del VIH, la combinación mejorará enormemente su infectividad.

Además, el Dr. Yan ha rastreado el brote del coronavirus hasta la Universidad Médica del Ejército del Ejército Popular de Liberación (EPL), así como hasta el Instituto de Investigación de Medicina del Comando de Nanjing en la Región Militar de Nanjing.

Afirmar que "China no desarrollaría un arma biológica", derivado de la opinión de que la naturaleza humana es fundamentalmente buena, dificulta la investigación para encontrar la verdad detrás de COVID-19.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)

+

0 comentarios