www.mil21.es
Soros: Lo que las declaraciones esconden

Soros: Lo que las declaraciones esconden

Soros: Lo que las declaraciones esconden
Ampliar
lunes 15 de junio de 2020, 09:28h

Escucha la noticia

Si tú tienes todo el dinero, si no vas a poder gastar, ni en cien vidas, tu fortuna ¿Qué es lo que te falta?: Gobernar el mundo. Un mundo lleno de millones de personas que jamás van a comprender tus magníficos designios y que, básicamente, os estorban, a ti y a los que tienen tanto como tú.

Un ejemplo ilustrativo, de cómo están interviniendo los millonarios en el diseño político, lo muestra el que, en 1995, la Cámara de Representantes del Estado norteamericano de Washington consideró, por primera vez, la legislación que permitiría a los particulares y organizaciones obtener autorización, para crear sus propias escuelas primarias y secundarias, hasta los 12 años. Serían escuelas con fuero propio, financiadas por los contribuyentes, pero administradas de forma privada y con regulaciones distinta de las que rigen las escuelas públicas. Es una manera magnífica de segmentar poblaciones desde la infancia e impedir que todos los habitantes de un país posean un acervo común desde el que entenderse. Esa división, es también una parte central de la fragmentación educativa que sufre un país como España, donde muchas escuelas autonómicas obvian el pasado y el presente común de la Nación porque no quieren que sea común su futuro.

El proyecto de ley fue aprobado en el Congreso, pero fracasó en el Senado estatal, por lo que sus partidarios acudieron, directamente, a los votantes con una iniciativa legislativa para votar esas escuelas autónomas. La campaña atrajo poco dinero de ambos lados, pero la participación fue alta porque la votación tuvo lugar el mismo día de las elecciones presidenciales de 1996. Los habitantes de Washington lo rechazaron de manera clara: 64.4 por ciento en contra, 35.6 por ciento a favor. Aun así, hubo iniciativas semejantes en los tres años siguientes, con el mismo resultado.

Hasta que en 2000 atrajo el respaldo de un filántropo multimillonario, Paul Allen que cofundó Microsoft la fundación de su familia (The Paul G. Allen Family Foundation). El estado de Washington no pone límites a las contribuciones de campaña individuales para las iniciativas electorales, por lo que Allen pudo dar más de 3 millones de dólares a favor de esas escuelas de gestión privada frente a los escasos 11.000 dólares de los que se oponían. Que volvieron a ganar, pero por un margen mucho más pequeño: 51.8 por ciento en contra de las escuelas con fuero y del 48.2 por ciento a favor. Casi un empate. Y en 2004 se aprobó, en ese estado la ley de las escuelas de fuero propio. En 2012 había ya más de 5.000 escuelas, de fuero propio, en los EEUU.

Como dice Barkan: “Este enfrentamiento de mucho dinero (filántropos multimillonarios contra sindicatos de docentes) resultó ser un prototipo repetido en todo el país en decenas de campañas de reforma educativa en la última década. Millones de dólares se destinan regularmente a las carreras para los consejos escolares locales y estatales y para los superintendentes escolares del distrito y del estado, así como para iniciativas de votación educativa. El dinero proviene tanto de dentro como de fuera del estado en cuestión. Hace veinte años, estos concursos costaban poco; Las apuestas eran limitadas. Ahora, el dinero es enorme y las ramificaciones son nacionales: se está decidiendo la naturaleza y el control de la educación pública.”

No es una cuestión de estar a favor o en contra de esas escuelas (o de cualquier otro tema) sino entender porque los multimillonarios intervienen en los debates políticos y cómo lo hacen.

Hasta hace poco, los magnates se limitaban a comprar políticos que cumpliesen sus deseos. Pero ahora, además de comprarlos, quieren organizar las sociedades, dirigirlas no solo con parlamentos y gobiernos sumisos, sino inspirar directamente las políticas a implantar e imponerlas donde surjan demasiadas voces críticas, incluso en contra o al margen de las urnas.

La fórmula elegida es la plutocracia caritativa , también conocida como el capitalismo filantrópico, la imposición de las políticas y procedimientos que más les benefician bajo la manta de la solidaridad, el bien, la ayuda humanitaria, etc porque, si se trascienden las palabras y sus etiquetas queda un descarnado manejo de las poblaciones y de la opinión pública. Es el caramelo que ayuda a tragar una píldora amarga.

Hemos visto ya que este grupo, cuya cabeza más visible es Soros, pero que podría incluir a viejas fortunas como los Ford o los Rockefeller y algunos de los nuevos magnates de las tecnológicas, planean debilitar las sociedades democráticas, transformándolas en receptáculos -cada vez más vacíos- de individuos aislados, solos, llenos de odio y miedo.

Sí, desde luego, han manejado políticos en activo e impulsado a los nuevos, más sumisos, pero sobre todo han diseñado las plataformas y políticas para implementarlas en su mayor beneficio, regado las universidades hasta controlarlas, los medios de comunicación, las productoras de contenidos… imponiendo su agenda.

Crean y mantienen miles de asociaciones, organizaciones, plataformas (también partidos…) dedicadas a los asuntos más variados y las capas más específicas, pero siempre con un programa común que es el que vamos a desmenuzar más allá de la fachada que pretenden enseñarnos, para adentrarnos en el verdadero significado de los conceptos, más allá de la propaganda y las palabras con que la envuelven.

Un investigador izquierdista estadounidense descubrió hace muchos años que “La CIA utiliza fundaciones filantrópicas como el conducto más efectivo para canalizar grandes sumas de dinero a proyectos de la Agencia sin alertar a los destinatarios sobre su origen. Desde principios de los años 50 al presente, la intrusión de la CIA en el campo de las fundaciones fue y es inmensa. Una investigación del congreso de EE.UU. en 1976, reveló que cerca de un 50% de las 700 subvenciones otorgadas en el campo de las actividades internacionales por las principales fundaciones fue financiado por la CIA”

Lo que dicen que son y lo que son

Como vemos en el gráfico, de la propia Open Society (una de las grandes palancas de Soros), además de dividir el mundo pro áreas, se presentan como “Una de las organizaciones filantrópicas más grandes del mundo”, y aseguran “preocuparse por la libertad, la democracia y los derechos humanos” y dividen su actividad en programas que explican (en cursiva el texto de la propia organización) y desglosan así:

Práctica democrática

Las Open Society Foundations respaldan los esfuerzos para involucrar a los ciudadanos no solo en la votación, sino también para garantizar que los gobiernos respondan a los desafíos del día y las necesidades de toda su gente.

Pero en realidad, financian campañas para deponer gobiernos y cambiar gobernantes, romper naciones y enfrentar a diversos grupos sociales. Así han hecho-o lo han intentado- en Ucrania, Serbia, Bosnia, España…

Intentan redibujar los grupos y sectores electorales en un manejo de las votaciones a golpe de talonario que involucra a grupos marginales, bandas criminales, etc. en una forma moderna de caciquismo contemporáneo. Están también muy interesados en imponer votaciones no presenciales porque eso hace más fácil la manipulación. ¿Cuántos teléfonos puedes comprar para ganar cuando se acepte el voto por móvil? No se trata de más democracia sino de un mayor control de esas democracias.

Al mismo tiempo, esa “participación de la opinión pública” es organizar los mecanismos para condicionar la práctica política de los gobernantes incluso aunque hayan ganado en las urnas limpiamente. Organizar campañas millonarias para el descrédito de los políticos insumisos a sus designios. La ferocidad y multiplicidad de las campañas contra Trump, Orban o Bolsonaro son ilustrativas.

Primera infancia y educación

Open Society Foundations cree que todos los niños deberían tener el apoyo para el desarrollo que necesitan y las mejores oportunidades educativas posibles.

Necesitan el control de las mentes de la población. Y cuanto antes pueda empezar ese adoctrinamiento, mejor. Con el objetivo de fragmentar las sociedades introducen su agenda en los primeros niveles educativos. Esto explica la avalancha de contenidos LGTB tanto dentro como fuera de las horas lectivas, las charlas de sexo para niños aún lejos de la pubertad… Es la normalización, la imposición de la aceptación de modelos que rompen la sociedad y aislan a los individuos. Donde están triunfando, los niños de seis años consideran normal casarse con otro niño y ya saben unas cuantas cosas de prácticas sexuales. Lo que veníamos considerando corrupción de menores es hoy parte del programa escolar, hurtándose a los padres información y capacidad de decisión sobre lo que se enseña a sus hijos. No es extraño que, ante este clima de opresión impositiva, empiecen a aparecer focos de resistencia.

Equidad Económica y Justicia

Las Open Society Foundations trabajan para promover el desarrollo fiscal y económico que promueva la justicia social a través de la apertura, la responsabilidad y la equidad.

Dicho esto, desde la red del magnate que tiene una enorme parte de su fortuna en paraísos fiscales parece una broma. Pero no lo es.

De lo que hablan es de reducir a los individuos en seres informes, dependientes del estado o de los mecanismos de beneficencia. Impulsan un aumento de los impuestos para sufragar los subsidios a sectores, cada vez más amplios, de gente que no tiene ningún estímulo para esforzarse, para trabajar, para estudiar… haciendo cada vez más difícil sostener un aparato estatal que sin ingresos y multiplicando gastos, colapse. Ese es el último objetivo: la liquidación de los estados nacionales y su sustitución por organismos supranacionales, ya muy infiltrados y que son mucho más accesibles a la agenda de los multimillonarios.

Ahora mismo, con el Covid19, centran sus esfuerzos en los indocumentados y en lograr que tengan igual acceso a los servicios médicos y medicinas que los cotizantes. Eso creará tensiones insoportables para el sistema y enfrentamientos entre los que pagan el sistema y los que solo se aprovechan de él. El objetivo de destrucción es el mismo.

La “equidad” incluye también a lo que denominan La crisis climática que sirve para impedir el desarrollo y la industrialización de los países del Tercer Mundo y que establece nuevas barreras de entrada para todas las iniciativas empresariales novedosas o que puedan inquietar a los ya instalados y con lo que debilitar a sus competidores.

Dejemos a un lado que ya nos amenazaron con el “calentamiento global”, que tuvieron que convertir en crisis del clima cuando los años pasaban y sus previsiones, catastróficas, no se cumplían. Nadie parece recordarlo ya porque el poderoso aparato de propaganda está para que no nos enteremos y la verdad es tan moldeable, en nuestra prensa y TV, como lo era el Pravda de Stalin.

Muy ilustrativo, a este respecto es el asunto Sunrise, un movimiento juvenil ecologista que logró el apoyo de izquierdistas como Ocasio Cortez y que numerosos políticos estadounidenses se comprometieran, incluso firmando, un Nuevo Tratado Verde (Green New Deal) ¡que ni siquiera estaba redactado! cuando lo firmaron. La presión, la propaganda es lo que vale. Sunrise apoyó al senador comunista Bernie Sanders y ha organizado miles de grupos de activistas, a los que entrena para acosar a políticos contrarios, o favorables poco entusiastas.

Igualdad y anti discriminación

Open Society Foundations considera que la igualdad de trato para todos, independientemente de su origen étnico, religión, género, discapacidad o identidad sexual, es una parte fundamental de las democracias saludables.

Todas las sociedades democráticas ya reconocen desde hace muchos años esa igualdad, pero no se trata de eso. Se trata de imponer derechos ficticios y estrambóticos que rompen el consenso social y fragmentan la sociedad enfrentando a sus componentes. También de diferencias hasta el mínimo detalle y que esa diferencia se convierta en causa de enfrentamiento.

Erosionan los valores comunes imponiendo trato desigual a unos sectores sobre otros. Si miras la realidad hoy son los hombres heterosexuales los discriminados; las familias son acosadas y hasta los tontos incapaces de reconocerse, obtienen el derecho al voto.

Fragmentados hasta la extenuación. Parece imposible una serie de tv, una novela o una película, sin homosexuales. Parece imposible que un malvado de película sea integrante de las minorías que primero exigen ser tratados con respeto para, inmediatamente, imponer sus puntos de vista y exigir ser privilegiados denunciando como “odiador” al que se opone a ese trato desigual.

Pero esa fragmentación no encuentra fin. A los iniciales Gays se les une pronto la etiqueta de lesbiana, luego los transexuales, ...hasta tener que incluir un + porque ya no cabían tantas subsecciones. Ahora llegan nuevas divisiones como no-binarios, pansexuales, etc
En consonancia, algo parecido ha sucedido con la pornografía que es una de las grandes apuestas para rellenar los ocios y los pensamientos de los ciudadanos y que ha ido multiplicando sus nichos y convirtiéndose en algo ubicuo y con enormes beneficios para las mafias de la trata de personas.

Salud y derechos

Las Open Society Foundations trabajan para garantizar que todas las personas tengan acceso a la salud y los derechos humanos.

De lo que están hablando es del derecho al aborto libre, sin limitaciones … de la extensión de los anticonceptivos, de las esterilizaciones en masa, de la eutanasia… porque creen que hay demasiados habitantes en una Tierra que ya no los necesita. Son la rémora para el paraíso de los magnates que temen, además que esas masas se den cuenta del manejo al que las someten y se rebelen.

Lo que dice Open a este respecto es que “Hoy en día, trabajamos en todo el mundo para apoyar a las comunidades que reciben atención deficiente o enfrentan barreras a los servicios debido a quiénes son, incluidos los romaníeses y otras minorías, las personas transgénero e intersexuales, las personas que viven con discapacidades y experimentan problemas de salud mental, las personas que ejercen el trabajo sexual, las personas que usan drogas, y migrantes y refugiados. “No hablan de todas las personas, desde luego, ni siquiera de la mayoría”.

Educación superior

El compromiso de Open Society Foundations con la educación superior se basa en los primeros esfuerzos filantrópicos de nuestro fundador George Soros.

La manipulación no termina en la secundaria. La imposición de la agenda Soros debe implantarse en las fábricas de ideas (Universidades, Instituciones Superiores y Aparatos culturales) para legitimar sus planteamientos y que vayan siendo aceptados por las poblaciones afectadas.

Dicen que “nuestra participación en temas de educación superior se ha expandido considerablemente, a un amplio esfuerzo para apoyar el desarrollo de universidades y colegios que estén bien gobernados, sean inclusivos y receptivos, y que promuevan la libertad académica. Además, continuamos brindando apoyo de becas a individuos talentosos y líderes potenciales a los que de otra manera se les podría negar la oportunidad de continuar sus estudios: por política, por conflicto o por prejuicios arraigados”.

La red Soros maneja ya más de 400 universidades en todo el mundo, como hemos visto en estas mismas páginas, pero además intenta controlar la formación del profesorado, con becas y programas para captarlos y promocionar a los que ellos consideren adecuados.

Movimientos e instituciones de derechos humanos

Las Open Society Foundations financian grupos de derechos humanos en todo el mundo, desde organizaciones de defensa global hasta grupos nacionales y locales más pequeños, que defienden los derechos de todos.

Lo que están haciendo estas organizaciones globalistas es usar la desesperación de cantidades ingentes de personas para desabastecer de capital humano muchos países de origen y quebrar las sociedades de los países de destino, fragmentándolas y enfrentándolas para imponer sus propios designios, abusando de los buenos sentimientos de la mayoría.

No es casual, por ejemplo, que los mismos que trafican con africanos apoyen la ruptura y el fraccionamiento, de las naciones a las que los traen.

Información y derechos digitales

Apoyamos los esfuerzos para fortalecer la libertad de expresión, la privacidad, el acceso a la información y la lucha contra la discriminación en el entorno digital, y para garantizar que la rápida evolución de la tecnología digital respalde los valores de la sociedad abierta.

Las redes están siendo intervenidas para controlar los flujos de opinión y censurar los contenidos que no les interesan a los globalistas, bajo acusaciones como delitos de odio o fake news. Pero el problema que tienen es que los usuarios se están dando cuenta de la parcialidad de los supuestos órganos objetivos y están reclamando medidas políticas que garanticen la libertad de expresión de los ciudadanos, más allá de la dictadura de los propietarios.

Periodismo

Las Open Society Foundations reconocen que el periodismo independiente sirve para controlar los abusos de poder y corrupción, y alimenta e informa los debates públicos y el pensamiento crítico en las sociedades.

Es muy llamativo que el aluvión de papeles supuestamente secretos que han inundado las páginas de los periódicos occidentales y sus horas de tv, hayan tenido como elemento común un consorcio de periodista de investigación según como ellos mismos se definen. El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (en inglés: International Consortium of Investigative Journalists, ICIJ) es una red internacional con sede en Washington, D. C. que agrupa a más de 200 periodistas de investigación de más de 90 países. Fue creado en 1997 como un proyecto del Centro para la Integridad Pública (CPI) y en 2016 publicó una investigación de impacto mundial conocida como los Panamá Papers. Financiado por personalidades artísticas de izquierda y por las Fundaciones de Open Society y otras con semejantes objetivos, como Luminate.

Los Papeles de Panamá, Paraíso o de Odebrecht, etc. no han servido para descubrir toda la verdad (hay miles de documentos que se siguen ocultando, por parte de la ICJ) sino para derribar gobiernos y políticos que no les interesan a Soros y sus amigos, con la ayuda de jueces y medios dóciles. Habría que repensar qué y quienes están en ello.

Reforma de la justicia y el estado de derecho

Las Open Society Foundations trabajan para garantizar que todos tengan acceso a la protección de la ley, y que la ley se forme y se emplee no como un instrumento de poder, sino al servicio de la justicia.

En realidad, todos sus esfuerzos están orientados a fomentar el descrédito del aparato de justicia y de las fuerzas de seguridad que lo sirven. También están usando este capítulo para favorecer el consumo y tráfico de drogas, despenalizando ese apartado porque los adictos son antisociales e inútiles para cualquier transformación social positiva, incluso para hacerse cargo de su vida.

Además, la despenalización aumenta el tamaño del mercado de drogas y transmite la sensación de que su consumo es inocuo, facilitando el trabajo de las mafias y grupos criminales que se hacen ricos, a costa del sufrimiento ajeno; poniendo comunidades enteras en manos de esos grupos y dándoles rango de interlocutores, en múltiples aspectos mientras, al mismo tiempo se presiona para atar legislativamente a las fuerzas del orden y se difunde todo aquello que las perjudique, buscando su retirada de las calles.

Pero si la policía desaparece, lo que termina es aplicándose la ley de la selva y, en esa situación, los malos se imponen sobre la gente decente.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios