www.mil21.es

pedro sanchez

La Junta Electoral Central (JEC) ha decidido este jueves imponer al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, una sanción de 500 euros al considerar que no respetó la neutralidad exigida a todo poder público en periodo electoral. Por su parte, la ministra de Educación y entonces portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha sido sancionada con 2.200 euros.

Las elecciones generales en España del pasado domingo volvieron a elevar al PSOE como primera fuerza política con 120 diputados, mientras que el PP creció hasta los 88 representantes y Vox se disparó hasta los 52. Podemos, por su parte, baja a 35 escaños y Ciudadanos se desploma 47 hasta llegar a 10. Los nacionalistas se ven aupados por un sistema electoral que otorga, por poner un ejemplo, a ERC 13 diputados con la mitad de votos que la formación liderada hasta este lunes por Albert Rivera, que ha sido la primera víctima de una repetición electoral cuya culpa se reparten a partes iguales los líderes entre Pablo Iglesias y Pedro Sánchez.

Sería un error pensar que ha sido la casualidad, la que ha llevado a Sánchez a la Moncloa y que es la casualidad quien le mantiene allí. Encumbrado, donde nunca mereció llegar, gracias a un plan que no tuvo nada de azar, disfruta Sánchez como el nuevo rico que teme despertar del sueño de serlo.

El único calificativo que realmente mereció y definió las recientes declaraciones efectuadas por Pedro Sánchez en torno al tradicional “Balance del año 2018”, fue el de “exasperante”.

Nada más perjudicial para un país que ser gobernado por un presidente dubitativo, contradictorio y para mayor desgracia ambicioso, como le sucede a Pedro Sánchez, quien por obra y gracia de una moción de censura, algo lícito, accedió a la Jefatura del Ejecutivo pero sin pasar las urnas, evitando así que los ciudadanos pudieran expresar su opinión.

A la vista de lo publicado recientemente en los medios, todo parece indicar que el número de políticos españoles con títulos universitarios, tesis doctorales, etc. obtenidos sospechosamente, ha adquirido la categoría de escándalo, destacando entre todos ellos el presunto plagio cometido por el actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con su tesis doctoral.

Para el actual y contradictorio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con tal de continuar detentando el poder hará todo lo posible. De hecho ya ha comunicado que hasta el 2020 no serán convocadas elecciones generales…

Como el video doméstico que se hizo famoso hace años, “la que has liado pajarito”.

Tal y como preveíamos, Pedro Sánchez se ha vuelto a salir con la suya. El candidato 'predilecto' de las encuestas, sobre todo la del CIS, a las inminentes elecciones del 10-N, podrá seguir manteniendo en secreto todos los aspectos que envuelven a su polémico 'Manual de resistencia', después de que el 'independiente' Consejo de Transparencia haya considerado que el libro forma parte de "la esfera privada del presidente", rechazando que se publique "tanto el contrato como las reuniones que Sánchez e Irene Lozano hayan podido mantener con la editorial".

Recientemente, las críticas sobre la presunta manipulación de datos por parte Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) han resultado abrumadoras. Lo que ha provocado que dicho organismo, al que avalan 20 años de profesionalidad, haya perdido gran parte de su credibilidad, si es que todavía conserva alguna desde la toma de posesión del Sr. Tezanos, antiguo se refiere dirigente del PSOE.

A este paso, el prestigio de nuestra democracia acabará por los suelos. Ya son varios los medios, redes sociales, etc. en los cuales, a nuestro peculiar Marco Polo se le equipara con el innombrable Zapatero, y tal comparación rompe todos los moldes de la categoría y eficacia política… Existen ciertos temas que ni como broma deberían ser tolerados.

De inimaginable y amargo habría que calificar el debut que resultó para Pedro Sánchez su obligada asistencia a la celebración de la pasada Fiesta Nacional del 12 de octubre.

Me cuenta un pajarito que Pablo Iglesias y sus secuaces andan partidos de la risa. No se pueden creer la suerte que han tenido con el cambio de foco en la prensa española.

La que se les viene encima a muchos políticos, que son los que cobran de nuestros impuestos, ni se lo pueden imaginar. Internet, que fue una bendición para consultar y agilizar las búsquedas, va a provocar más de un infarto.