www.mil21.es

"Diré a mis pacientes que no se vacunen, se pueden esperar graves efectos adversos".

lunes 21 de diciembre de 2020, 22:50h

Escucha la noticia

El doctor Louis Fouché, anestesiólogo en la unidad de cuidados intensivos del hospital de la Concepción en Marsella, denuncia abiertamente a las autoridades. Dirá con claridad a sus pacientes que no se vacunen “porque no son los conejillos de indias de nadie”. Hizo hincapié en que la nueva tecnología "transgénica" Pfizer (o Moderna) no se halla "completamente probada y que se pueden esperar graves efectos adversos".

Absurda y mala vacuna en una dictadura sanitaria

“No sabemos nada sobre estas vacunas, excepto lo que dicen sus fabricantes en los comunicados de prensa. Por supuesto, elogiaré la salsa que quiero vender” Pura ironía. Y agregó que “hay algo peor que un virus malo, y que es una mala vacuna “.

“Primero, ¿por qué deberíamos vacunarnos contra un virus que tiene una tasa de mortalidad del 0, 05 por ciento? Eso significa que hasta el 99, 95 por ciento de los que se infectaron sobreviven”, afirmó el Dr. Fouché, “Es una enfermedad que no es terrible pero que agobia a los sistemas de salud”, agregando que “no está previsto que los fabricantes de vacunas paguen una compensación por los posibles efectos secundarios de las vacunas. Entonces, ¿qué significa eso? ¿Pagarlo con nuestros impuestos? (...) Por lo tanto, no se está haciendo casi nada para investigar los efectos secundarios". Señalando a continuación que "existen muchos conflictos de interés en todo esto”.

Apuntó también a un enorme problema ético, indicando que “los médicos, las autoridades y los comerciantes toman el poder total sobre las personas y sus cuerpos”. Dictadura sanitaria, pues, con sádicos mafiosos dizque galenos. En fin.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios