www.mil21.es

El General de Podemos y el artículo 8

viernes 06 de noviembre de 2015, 08:52h

Escucha la noticia

El fichaje del ex Jefe del Estado Mayor de la Defensa -JEMAD, en la jerga militar- José Julio Rodríguez, por Podemos ha provocado poco menos que un terremoto en las Fuerzas Armadas. El antiguo simpatizante de la UMD presidirá la próxima semana un seminario que debatirá la vigencia actual del artículo 8 de la Constitución en pleno proceso independentista catalán.

La decisión del que fuera máximo cargo en la cúpula militar durante el segundo Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero es estos días la comidilla de los cuarteles. Nadie esperaba que un alto mando militar fichase por un partido situado a la izquierda del PSOE.

De ahí la sorpresa por el paso dado por un “general de ejército”, el mayor rango en la milicia (exceptuado el de capitán general, reservado al Jefe del Estado) que solo ostentan quienes ocupan los puestos de máxima confianza en la jerarquizada estructura militar: los jefes de Estado Mayor de los Ejércitos de Tierra, Aire y la Armada.

No había precedentes de que un general se posicionase públicamente a favor de un partido de izquierdas y formase parte de sus listas electorales.

El estupor ha sido aún mayor por el hecho de que Julio Rodríguez (Ourense, 1948) se haya decantado por la formación que lidera Pablo Iglesias. En medios militares siempre se ha visto al ex JEMAD más cerca de las posiciones socialistas, tanto porque fue nombrado por un Gobierno PSOE como por su relación con la Unión Militar Democrática (UMD).

la UMD fue un movimiento clandestino de jóvenes oficiales surgido en el seno de las Fuerzas Armadas en 1974, al final de la dictadura, que reclamaba que el Ejército dejara de ser un instrumento político que impidiese la llegada de la democracia.

En ese grupo estaba el joven teniente del Ejército del Aire Julio Rodríguez, que no llegó a ingresar en prisión tras la oleada de detenciones practicadas en el verano del 1975 por los servicios de información militares para descabezar la organización y someter a juicio a sus miembros.

La aureola de militar progresista le ha acompañado en su carrera, pese a que algunos de sus compañeros apuntaban malévolamente que solo fue “simpatizante” y no llegó a afiliarse a la UMD.

Fue significativo que al poco tiempo de ser nombrado JEMAD condecorara, en febrero de 2010, a la UMD con la Cruz al Mérito Militar en reconocimiento a su labor para el advenimiento de la democracia.

Desde marzo de 2015 Julio Rodríguez es presidente del Foro Milicia y Democracia, un sitio web fundado en 2003 por antiguos militares que pertenecieron a la UMD.

En su carta de presentación al ser elegido presidente del foro, el ex JEMAD señalaba que la junta directiva que pasaba a encabezar intentaría convertirlo “en un punto de referencia y abrir debates, seminarios y publicaciones (…) para fortalecer el vínculo de la sociedad con sus Fuerzas Armadas en torno a los valores constitucionales”.

Con ese espíritu, el foro organiza el próximo 11 de noviembre un debate bajo el título “Constitución y Fuerzas Armadas”, cuya ponencia inicial trata sobre “La posición de las Fuerzas Armadas en la Constitución: el artículo 8”.

Una polémica cuestión que durante los Gobiernos de Rodríguez Zapatero fue debatida, de manera informal, por un grupo de trabajo formado por militares afines al Partido Socialista y civiles que desempeñaron puestos de responsabilidad en el Ministerio de Defensa en las etapas socialistas.

En algunas de esas reuniones se hablaba de dar una nueva redacción al artículo 8 de la Constitución en el momento que se abriese la reforma del texto constitucional.

El citado artículo dice textualmente: “Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional”.

En la nueva redacción, dicho grupo de trabajo proponía suprimir la referencia a la defensa de la “integridad territorial” de España. Al parecer, si Rodríguez Zapatero hubiese conseguido un tercer mandato y abordado la reforma de la Constitución, los cambios habrían incluido una nueva redacción del artículo 8.

Se argumentaba que la referencia a la “integridad territorial” fue una imposición del Ejército, que en el momento de aprobarse la Carta Magna, en 1978, todavía era un poder fáctico en España.

En aquellas reuniones se calificaba de anacronismo poner a las Fuerzas Armadas en la tesitura de intervenir ante eventuales procesos independentistas de Cataluña y el País Vasco, máxime si la mayoría de vascos y catalanes decidían mayoritaria y democráticamente separarse de España.

Con este mar de fondo y en pleno desafío independentista, el Foro Milicia y Democracia presidido por el general Julio Rodríguez, precandidato al Congreso de los Diputados por Zaragoza en la lista de Podemos, lleva a la primera línea del debate político una cuestión sobre la que los partidos mayoritarios, PP y PSOE, siempre han mantenido un silencio sepulcral.

Tácticamente, hasta después del 20-D y con el fin de no perder votos, Pablo Iglesias no dirá lo que verdaderamente piensa sobre los procesos independentistas vasco y catalán, pero su nuevo fichaje parece dispuesto a abrir el melón del artículo 8, a juzgar por la elección de tan peliagudo tema para el debate que se celebrará en el Instituto de Estudios Políticos y Constitucionales, junto al Senado, apenas un mes antes de las elecciones generales.

En medios políticos se cruzan versiones sobre la decisión del ex JEMAD de incorporarse a Podemos. Algunas fuentes aseguran que el paso dado estaba largamente meditado y que el general nunca tuvo intención de concurrir a las elecciones en las listas del PSOE; otras, en cambio, apuntan que el oportunismo de Pedro Sánchez de fichar a la comandante Zaida Cantera fue un portazo en las narices del ex JEMAD.

El segundo puesto en la lista por Zaragoza, una de las circunscripciones en las que Podemos obtuvo mejor resultado en las autonómicas del pasado mes de mayo, garantizan que Julio Rodríguez se convertirá en diputado la próxima legislatura. Será el primer Jefe de Estado Mayor europeo en llegar a un Parlamento.

Tras hacerse público que el ex JEMAD español concurría a las elecciones generales en las listas de un partido de extrema izquierda con posibilidades de formar coalición de Gobierno en España, saltaban las alarmas en la OTAN.

Tan grandes han sido las presiones de Washington y Bruselas, que al día siguiente el general Julio Rodríguez declaró que “seguiremos respetando los acuerdos con la OTAN”. Se veía obligado a tranquilizar a la Alianza Atlántica, una poderosa organización que conoce a la perfección.

Con el fin de evitar la desbandada de los potenciales votantes de Pablo Iglesias, en su mayoría contrarios a la OTAN y a los bloques militares, el general apostilló que Podemos apuesta por “una defensa integral europea, que creo es el futuro”.

Y lo razonó con el siguiente argumento: “La OTAN es una organización que nació para un determinado papel y por lo que ahora apuesta Podemos es por un reforzamiento de la defensa europea defendiendo esta posición estratégica, tanto de España como de Europa, dentro de la OTAN”.

Una finta dialéctica para retener votos en Podemos. Desde hace más de dos décadas Europa trata de poner en pie, sin conseguirlo, el proyecto común europeo de seguridad y defensa sin depender de la OTAN. Es decir, libre de los dictados de Estados Unidos, que son quienes mandan realmente en la Alianza Atlántica, como bien sabe Julio Rodríguez.

En su presentación como Presidente del Foro Milicia y Democracia, escribía en marzo pasado unas palabras que ahora, como candidato de Podemos, parecen premonitorias:

“Sabemos que por cada dos pasos que damos, las pequeñas utopías se alejan otros dos. Que si aceleramos y corremos diez pasos, con la misma rapidez se mueven otros diez más allá. Que nunca las alcanzaremos. Pero entonces, ¿para qué sirven las utopías?... pues para caminar y no quedarnos parados. Lo importante es caminar”. Parece que el general de Podemos, al margen de las utopías, tiene claro hacia dónde encaminarse.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (23)    No(2)

+

1 comentarios