www.mil21.es
España a la deriva antes del Covid-19: Se hunde el beneficio empresarial en un 63% ante la inacción del Gobierno de Sánchez e Iglesias
Ampliar

España a la deriva antes del Covid-19: Se hunde el beneficio empresarial en un 63% ante la inacción del Gobierno de Sánchez e Iglesias

domingo 12 de julio de 2020, 14:19h

Escucha la noticia

Los datos hablan por sí solos. El beneficio empresarial se hundió hasta un 63% en el primer trimestre del año respecto al mismo período del año anterior, volviendo a niveles vistos por última vez en 1994, hace más de dos décadas y media.

Esto, traducida en cifras, implica que el 40% de las empresas establecidas en nuestro país se encuentran en pérdidas, algo que supone un duro golpe a nuestra economía, las pymes y las clases medias, que tardarán años en recuperarse del envite.

La Central de Balances del Banco de España recoge la progresión de las principales empresas no financieras, siendo esta una de las formas más precisas de medición para conocer la situación del tejido productivo en España.

De esta forma pueden obtenerse los datos que cifran el hundimiento de un 63% en el beneficio ordinario de las empresas en el primer trimestre de 2020 respecto al mismo período del pasado año, unos datos catastróficos, además, si se tiene en cuenta que la actividad empresarial comenzó a detenerse a mediados de marzo, siendo abril y mayo meses de casi total inactividad en el país.

Poniendo en perspectiva los datos, cabe señalar que no se había registrado una caída tan brutal a este respecto ni siquiera tras la quiebra de Lehman Brothers en 2008, que precipitó una de las mayores crisis económicas a nivel mundial.

A finales de ese mismo año, determinante en la economía, el resultado empresarial se hundió un 54%, lo cual representó ya de por sí una caída histórica, pero nueve puntos menor a la que hoy sufrimos en España, que nos retrotrae a los niveles de dos décadas y media atrás.

España, además, sufrió un golpe doble debido a la importancia del turismo en nuestro país, que se proyecta en un intervalo que oscila entre el doce y el catorce por ciento del PIB. Así, el decreto del estado de alarma coincidió con el inicio de la temporada turística y se prolongó también durante la Semana Santa, llegando ahora a las puertas del verano.

La facturación también cayó de forma especialmente drástica en la industria. El valor añadido bruto descendió un más de un 40% en los meses de enero, febrero y marzo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios