www.mil21.es
Inteligencia sobra, ejecutividad... falta
Ampliar

Inteligencia sobra, ejecutividad... falta

miércoles 01 de abril de 2020, 18:43h
En Wall Street es costumbre, casi una norma, que ante una potencial crisis el capitán es el primero que abandona el barco, es una manera de intentar cubrirse hacia el futuro aunque muchas veces no lo consiguen, lo normal es la rotación de éstos en las jefaturas de los diferentes fondos.

El Coronavirus no es una crisis más de entre las tantas a las que están acostumbrados, que se puede sortear con instrumentos clásicos, rápido los CEOS de los grandes grupos se dieron cuenta que ellos mismos, sin duda alguna, serían arrastrados, que algunos terminarán entre rejas.

Hasta ahora un largo ciclo de bonanza fue para ellos el mejor paraguas protector, no están acostumbrados, diría que ignoran, como trabajar a la inversa en donde las neuronas activas y el conocimiento deben ser parte importante en las tomas de decisiones.

Fueron 10 años en donde para ellos todo fue fácil y barato, casi 10 años de tasas casi cero, una verdadera fiesta para los negocios financieros y bursátiles, no había que ser demasiados inteligentes para operar, mucho menos para aquellos que debían asumir las tomas de decisiones, las utilidades cubrían rápidamente los errores.

Hoy los gobiernos están en una carrera contra reloj por inyectar dineros frescos, modifican rápidamente sus presupuestos, algunos son ordenados en sus fuentes, otros muchos menos, hasta ése momento los objetivos cubren y borran todos los errores.

Que es una crisis diferente son muchos que recién comienzan a tomar conciencia, que los instrumentos de solución no son los acostumbrados o los clásicos, que deben planificar las mentes en forma muy diferente.

En éstas últimas 48 horas desde diferentes países recibí, previa coordinación, varios llamados telefónicos de suscriptores de mi Newsletter que se contactaron intentando clarificar el horizonte, empresarios preocupados seriamente por el futuro de sus empresas, al llamarme lo que hicieron fue abrir una ventana de aire fresco, diferente a lo acostumbrado.

Empresarios que de repente comienzan a ver una luz roja, preocupante en sus horizontes, comienzan a tomar conciencia que ésta crisis es muy diferente a todo lo acostumbrado, es una crisis que no cerró totalmente al mundo de los negocios, al contrario, son muchísimos los que crecerán en ella, vivirá, permanecerá, se solidificará el que tenga, además de los pies sobre la tierra, la mente predispuesta a los grandes cambios.

Una gran oportunidad para los grandes negocios, muchos más para los otros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de mil21

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.