www.mil21.es
Desprecio, falta de humanidad y de vergüenza

Desprecio, falta de humanidad y de vergüenza

Por Nicolás Poveda
lunes 08 de febrero de 2021, 08:14h

Escucha la noticia

Durante más de 14 años, una parte importante de mi trabajo ha consistido en el enjuiciamiento de procesos penales por delitos de terrorismo, con resultado de muertes, lesiones gravísimas, daños millonarios, secuestros inimaginables, motivados por la actuación asesina de organizaciones terroristas como ETA, GRAPO (la que ayudó a fundar el padre del vicepresidente galapaguino, según su propia declaración), y GAL entre otras.

He visto directamente, la cara a los autores asesinos de tales hechos, la connivencia de sus familiares presentes en la Sala de Justicia en alguna ocasión, y también hemos visto, porque el Tribunal lo formamos tres Magistrados, la cara de las víctimas, sus lesiones, secuelas, y las de sus familiares que los acompañaban en la Audiencia.

Como todo español que lea y vea prensa y noticias varias, estaba al corriente de cómo era aquello, pero nunca pude imaginar, ni siquiera intuir la dureza de tales enjuiciamientos. Aún recuerdo las palabras del Sr. Ortega Lara, el secuestrado durante más tiempo por la banda criminal ETA, que al final de su tercera declaración en su tercer juicio, ya que se iban celebrando según se detenía a los autores, que nos pidió no tener que volver a declarar, por el pesar y el sacrificio que le representaba recordar los más de 500 días de secuestro en un zulo inmundo. O la declaración de la viuda de Baglieto, o las lágrimas de la madre de la niña muerta en el atentado de Santa Pola.

Porque no debemos olvidar nunca, que las víctimas no solo eran miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado o militares y también Magistrados como el Magistrado Lidón o Fiscales como Doña Carmen Tagle y Don Luis Portero; cargos públicos de mayor o menor importancia, como el vendedor de chuches en un zaguán o Gabriel Ordoñez y Miguel Ángel Blanco, por ser concejales del PP, o los muertos en Andalucía, de todo tipo asesinados por el comando de Enry Parot. También había civiles como Vd. o yo, niños, jóvenes, mayores y ancianos, e incluso hubo masacres colectivas como Hipercor, Vic o Zaragoza y muchos más, donde morían o eran afectados gravemente muchas personas, por esa asesina forma de entender la defensa de algo que aun por muchos de los enjuiciados no se sabía bien que era.

Los criminales asesinos, hoy algunos “ciudadanos de pro” según el zapatitos y algún otro personaje tetrico, callaban las más de las veces ante las preguntas que les hacían el Fiscal o el Abogado de la Asociación de Víctimas del Terrorismo o Dignidad y Justicia sobre las razones de su acto, e incluso alguno llego a decir que no sabía bien el porqué del atentado.

Porque hay que saber, que las víctimas no eran elegidas en la inmensa mayoría de los casos en base a una actividad concreta que hubieran hecho contra las bandas terroristas o sus miembros, sino que se elegia a quien más indefenso se encontrara, solo el GAL atentó mayoritariamente contra miembros terroristas de ETA, pero también afecto a otros que nada tenían que ver.

Se les detuvo por la Policía y la Guardia Civil y por algún particular, a muchos de ellos, pero aún quedan más de 300 casos sin esclarecer, sin saber quién fue el autor de la matanza, Se les encauso judicialmente, tuvieron un juicio donde pudieron alegar en su defensa cuanto estimaron oportuno, hablando en euskera, incluso así lo exigió una terrorista nacida en Almería, apoyados por Abogado de su elección, tuvieron su juicio y realizaron alegaciones de las que privaron a sus víctimas. Y fueron condenados, ante la reiteración y gravedad de los hechos, bastantes de ellos a muchos años de privación de libertad, si bien teniendo durante su estancia en prisión derecho a visitas, incluso salidas, asistencia a visitas culturales, etc, e incluso disfrutando de redenciones por el trabajo que se negaron a hacer.

También es de hablar de los “enfermos”, quienes en base a una enfermedad que generaba un peligro de muerte inmediata, supuesta en más de un caso, pero que les sirvió para conseguir la libertad y huir del país. Me vienen a la memoria, los casos de De Juana Chaos, quien según su abogado se moría de un momento a otro e hizo una foto en la cama con un gran trabajo de fotografía que aparentaba estar escuálido y en las últimas, pero que al salir huyo de España y lleva mas de 12 años viviendo en Venezuela donde regenta una tienda que vende de todo, claro a la Venezuela de Chaves y Maduro, los tiranos se tocan; o el caso de Bolinaga que tuvo en un zulo a Ortega Lara durante mas de 500 dias y lo hubiera dejado morir si no es por una casualidad en un registro de la nave donde habían puesto el zulo, que alegaba un tumor cerebral, que según mi criterio y exprese en voto particular no era mortal si se medicaba, según los informes médicos obrantes en el expediente, y que una vez salido, se estuvo exhibiendo por su pueblo durante mas de cuatro años, cerrando por la noche todas las tabernas del pueblo; hasta que dada su edad y el tipo de vida que llevaba murió; o el gran Jefe Josu Ternera, que después de haber ordenado numerosos actos violentos fue nombrado por decisión del PNV Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Vasco, que se fue a Francia, y esta pendiente de una extradición eterna, habiendo obtenido la libertad por padecer según dice una enfermedad incurable y de muerte rápida, y así lleva tres años; o el ahora puesto en libertad el asesino Troitiño, que dice estar en las últimas, pero tarda poco y menos en hacerse foto con un fan y la bandera del colectivo de presos vascos. Es un ejemplo de como esta barbarie apela a cualquier cosa con tal de evitar el castigo y castigar aún más a las víctimas.

Pero de pronto llegó el nuevo inquilino monclovita, quien, en unión del galapaguino, decidieron acabar con las prisiones, acercando a los asesinos al país vasco, e incluso concediéndoles tercer grado o situaciones de privilegio y reducción de condena en su día.

Llama la atención el papel del Ministro Grande, que fue uno de los más fervientes luchadores en la aplicación de la Ley contra ETA, quien estuvo sentado a mi lado en muchos Tribunales de enjuiciamiento y firmando sentencias de condena, por lo que sé muy bien de lo que hablo, que incluso fue objeto de un intento de atentado mortal en Ezcaray, que fue abortado por la acción de la Guardia Civil, sea ahora el que suscribe y apoya tal vergüenza, que no solo se refiere solo a eso, sino también al cese del Comisario German o del Coronel Cobos, personas que se significaron en la lucha por la libertad de todos los españoles frente al terror asesino.

Para obtener beneficios, es preciso que los terroristas pidan perdón a las víctimas del daño causado, y se ha tragado el Ministro citado un panfleto diseñado todos pensamos que presumiblemente por el Abogado Iruin y con el visto bueno de alguien más de la Administración que no nombro, y así estamos viendo el espectáculo bochornoso con el que cada día nos desayunamos, y para mayor escarnio hablan de que hay desunión entre las asociaciones de víctimas, tamaña imbecilidad solo se le puede ocurrir a quien Vds. piensan, por eso ocupa el cargo que ocupa.

De mi experiencia en este tipo de procesos, llegue a la conclusión, de que tales grupos terroristas no mataban a alguien porque había hecho algo, sino que mataban porque el elegido era el más fácil, y el disparo, la bomba lapa y la bomba no lapa no iba contra la víctima, sino que iba contra todos nosotros, que éramos los destinatarios de tal barbarie, el muerto, el lesionado, el dañado o el secuestrado era elegido porque era el más fácil contra el que atentar y le tocaba parar el golpe con su vida o su integridad que iba contra todos nosotros.

Hoy estamos olvidando esto, y gracias a la prensa y medios afectos al gobierno se lava la cara a los terroristas, y lo más grave, sin vergüenza alguna se abochorna a las víctimas y sus familias que ven como el sacrificio propio o de su familiar en nombre de todos no ha servido para nada, y la sociedad traga que traga, como en tantas otras cosas.

Hoy el recuerdo de entre otros, nuestro paisano Jesús Sánchez Martínez de Villamayor de Santiago y de los otros 28 muertos castellano manchegos, espero nos haga recapacitar sobre su sacrificio y su testimonio y se rechace, más o menos visible, pero rechazo, a la política absurda del gobierno que en base a obtener unos votos que le permitan seguir usando de sus privilegios, que llegan según hemos sabido recientemente a la niñera de los hijos del vicepresidente galapaguino y la excajera, que permite a unos asesinos convictos por ello y condenados, sean objeto de risas y fiestas en su pueblo, a costa de la sangre de otros.

Harán lo que quieran estos personajes políticos que sufrimos, sin importarles el pueblo al que dicen servir, sin importarles su experiencia propia y sin importarles el daño que se ha causado a unas víctimas y sus familias que lo fueron en nombre de todos y que se les sigue causando, sin perseguir los delitos no resueltos, a pesar de haberlo ordenado el Parlamento Europeo, pero a ellos solo les importe Doñana, La Mareta, el Falcon, la criada funcionaria con un sueldo que ya quisiera Vd. y los cinco coches oficiales a su servicio. Y los muertos del Covid sin contar...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)

+

0 comentarios