www.mil21.es
El estado del estado (XXXXVIII): Ventajas del coronavirus (3)
Ampliar

El estado del estado (XXXXVIII): Ventajas del coronavirus (3)

domingo 11 de octubre de 2020, 13:42h

Escucha la noticia

Ni que decir tiene que esta situación de verdadero agobio, porque ataca a la salud de todos, nos va a situar mentalmente mucho mejor para combatir esa moda pasajera del… Nacionalismo.

Yony ya sabe que nos impactará tan objetivamente esta guerra global que cualquier llamada al terruño, a la aldea irreductible de los Astérix y Obélix, (Desde aquí un homenaje de cariño a Uderzo, al que espero que sea recibido con honores allá en las “Felices aldeas Galas”) comenzará de verdad a parecernos lo que siempre fue… Una absurda quimera.

Parecía una ideología ya superada, y más después de los desastres que trajo en la II Guerra mundial, pero está un poco en boga, y, quién lo diría, parece que quiere triunfar mejor en las naciones que combatieron aquel rancio Nacismo, EEUU y UK, seguido de ciertos personajillos como el Orbán o la Le Pen, y sin olvidar los patrios.

Ahora este Coronavirus traerá la ventaja de que situará a cada uno en su sitio. Dice Yony que ahora les va a costar mucho más convencer a la población de que deben encerrarse en sí mismos y defender solo lo suyo. Nos dejará bastante atrás ese pensamiento de que nuestra cultura, religión, lengua o costumbres son lo más importante en nuestras vidas, para hacernos ver que es nuestra propia supervivencia, la salud, la economía, y también la de las demás naciones y estados. Eso es lo verdaderamente importante, y no solo para nosotros, sino para…Todos los seres humanos, porque dependemos inexcusablemente unos de los otros y, queramos o no, todos estamos íntimamente relacionados.

Será bonito y un poco gracioso ver a Trump decirle al Virus, “No aquí no, América primero y solo debes infectar a los demás”. Estos hechos nos aportarán profundos razonamientos al estudiar a estos personajillos y analizar cómo acomodan sus mensajes para intentar conseguir sus objetivos. Que siempre han sido los mismos: Ellos solo quieren alcanzar el poder diciendo esas cosas y una vez que lo alcancen machacar a cualquier oposición denunciándolos como traidores, con ello seguirán en el poder por siempre. Compruébese en la historia a cualquier dirigente que haya alegado defensa de la nación y no se hubiese perpetuado hasta su muerte. Reto a que hablen de uno solo.

Por desgracia una de las ventajas más importantes de esta situación de pandemia, es que es eso, una pandemia. Una situación que ataca, y por ello afecta, a los seres humanos como Especie, sin tener en cuenta sus respectivos territorios políticos. No va a distinguir a unas naciones de las otras, aunque a algunos estados se les verá bastante el trasero al comprobar que sistemas sanitarios tienen y como protegen a su población sin distinción de credos, razas, religiones o creencias, o mejor aún, sin distinción de poder económico alguno. Tampoco, para bien, van a poder distinguir entre nacionales y extranjeros.

Al tener que combatir entre todos a este bicho nos daremos cuenta que ningún nacional es superior o inferior a ningún otro. Que defender un estado o nación puede parecer una buena idea a corto plazo, pero incluso a medio plazo comprobaremos que si un estado lucha por lo suyo y crea un buen servicio de salud y protege a sus nacionales, no le servirá de mucho si en sus fronteras no se combate con eficacia al Virus para que de nuevo no vuelva de rebote a sus fronteras. Por ejemplo, ¿de qué le sirve a EEUU, disponer de mayor superioridad militar o económica si México no puede combatir con eficacia la enfermedad contagiosa?.

Tras esta situación catastrófica de ataque a la salud de la Especie, “repito de la Especie Humana”, y no a un estado o los otros, veremos que el nacionalismo o estatalismo es bastante relativo. Es cierto que debemos organizarnos en estados, y debemos defender los mismos, pero también debemos equilibrarlo con instituciones internacionales democráticas que puede que sean las únicas que en momentos como estos hagan frente a los males, como el Coronavirus, que solo podemos combatirlos a nivel global, con organismos globales.

Los estados deben existir y funcionar pero equilibrados por organismos democráticos internacionales que vigilen y controlen a politiquillos demagógicos de turno. Este Coronavirus nos va a ayudar mucho en esa visión de futuro y con el superaremos mucho mejor esa vieja visión del… Provincianismo.

Sobre el autor

Carlos González-Teijón es escritor, sus libros publicados son Luz de Vela, El club del conocimiento, La Guerra de los Dioses, El Sistema, y de reciente aparición Psicología de virtudes y pecados, de editorial, Letras de autor.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios