www.mil21.es

Fernando Grande Marlaska

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha llegado a Ceuta entre abucheos. El jefe del Ejecutivo y el ministro del Interior han suspendido su agenda para viajar al corazón de la crisis migratoria tras el traslado a España del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali.

La formación amplia a los delitos de infidelidad en la custodia de documentos y posible encubrimiento para "perjudicar la candidatura de Rocío Monasterio".

Vox ha señalado que el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, decidió el pasado 4 de junio dictar una resolución de carácter reservado por la que se acordaba la adquisición, por 1,5 millones de euros, de material policial para su posterior donación a siete países africanos. "¿El objetivo? Ayudarles a combatir la inmigración irregular que parte de o atraviesa territorios con destino a España", apuntan.

A pesar de la retórica inmigracionista del Gobierno de Sánchez y Podemos, el Ministerio de Marlaska se ha visto obligado a reforzar la frontera de Ceuta con una nueva estructura tubular con el objetivo de frenar las llevadas de inmigrantes.

La diputada de Vox por Granada, Macarena Olona, se ha referido al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, para recordarle que está acorralado y que sus mentiras no se sostienen.

Varias asociaciones de jueces de toda índole se han mostrado en contra de la actuación del Ministerio del Interior en cuanto a la crisis que mantiene con la Guardia Civil, y en concreto con el titular del Departamento, Fernando Grande Marlaska, de quien aseguran que ha perdido "toda legitimidad para cualquier cargo ejecutivo".

La portavoz del Partido Popular en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, ha señalado este martes en una rueda de prensa telemática que, desde hace tiempo, "manifestamos nuestra profunda y gravísima preocupación por la salud democrática y del Estado de derecho español. Hoy confirmamos que esa honda y grave preocupación está perfectamente justificada y legitimada".

La respuesta ante la polémica filtración este martes a primera hora del documento de la directora general de la Benemérita, María Gámez, no se ha hecho esperar. Y es que, pese a negarlo en reiteradas ocasiones, hasta en el Congreso de los Diputados e incluso en rueda de prensa, ahora el Ministerio del Interior reconoce que el coronel Diego Pérez de los Cobos fue cesado como responsable de la Guardia Civil en Madrid por no dar cuenta a sus superiores de que sus agentes habían realizado un informe sobre la manifestación del 8 de marzo, pero no por guardar secreto por su contenido y no revelarlo a sus superiores.

También ha presentado querella por los mismos hechos contra la Delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González; el responsable del operativo de la UIP, los responsables de la asociación Bukaneros y Juan Carlos Monedero.

Vox ha registrado una batería de preguntas por cada preso de ETA trasladado para "obtener toda la información relativa a cada uno de los casos" e insisten en que el ministro del Interior, Fernando Grande- Marlaska, "ha incumplido todos sus compromisos con las víctimas del terrorismo".

Según desvela el diario El Mundo este viernes, el Ministerio del Interior, liderado por el socialista Fernando Grande-Marlaska, estableció en los últimos días de enero un protocolo contra el coronavirus para los agentes de la Policía Nacional, así como para los funcionarios de las cárceles y, por ende, los propios reclusos.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, defendió este jueves que “no sólo no” ha visto “ningún acto de deslealtad” en la Guardia Civil y el desarrollo de su actividad, “sino lo contrario”, al igual que en el seno de las Fuerzas Armadas.

La portavoz de Ciudadanos en el Senado, Lorena Roldán, acusa al ministro del Interior de dar "premios a los etarras y castigos a los guardias civiles" y le pregunta si tiene que ver con "el pacto del Gobierno con Bildu".

La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, expresó este martes su “total apoyo” al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, al entender que no realizó “intromisión alguna” en la labor de la juez que investiga si la marcha del 8-M en Madrid influyó en la propagación del coronavirus, algo sobre lo que realizó un informe la Guardia Civil y desembocó en el cese del coronel Diego Pérez de los Cobos.

El Confidencial ha puesto en jaque al Gobierno al sacar a la luz un escrito de la directora general de la Benemérita, María Gámez, en la que reconoce que Diego Pérez de los Cobos fue relevado por "no informar del desarrollo de investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil, en el marco operativo y de Policía Judicial, con fines de conocimiento". Por tanto, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, cesó al coronel por negarse a filtrarle las diligencias judiciales sobre el 8-M.