www.mil21.es

8M

Pedro Sánchez recibía informes cada día desde el pasado 24 de enero, esto es, semanas antes de decretar el estado de alarma que ha mantenido durante meses y bajo el que ha impuesto parte de su agenda política.

Según desvela el diario El Mundo este viernes, el Ministerio del Interior, liderado por el socialista Fernando Grande-Marlaska, estableció en los últimos días de enero un protocolo contra el coronavirus para los agentes de la Policía Nacional, así como para los funcionarios de las cárceles y, por ende, los propios reclusos.

La titular del juzgado de instrucción número 51 de Madrid, Carmen Rodríguez Medel, ha archivado la causa contra el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, por entender que no existen indicios de actuación delictiva.

La respuesta ante la polémica filtración este martes a primera hora del documento de la directora general de la Benemérita, María Gámez, no se ha hecho esperar. Y es que, pese a negarlo en reiteradas ocasiones, hasta en el Congreso de los Diputados e incluso en rueda de prensa, ahora el Ministerio del Interior reconoce que el coronel Diego Pérez de los Cobos fue cesado como responsable de la Guardia Civil en Madrid por no dar cuenta a sus superiores de que sus agentes habían realizado un informe sobre la manifestación del 8 de marzo, pero no por guardar secreto por su contenido y no revelarlo a sus superiores.

El PP exigió este lunes a la ministra de Igualdad, Irene Montero, que comparezca en el Congreso de los Diputados para aclarar “qué es lo que sabía” el Gobierno el 9 de marzo, día posterior a las manifestaciones del 8-M. Además, la formación de Pablo Casado consideró que “la Fiscalía tendrá que llamarla para que sea testigo en las causas que se estén instruyendo” sobre la gestión del coronavirus.

A la veintena de denuncias que hay contra el Gobierno -de las que tenemos constancia pese a que podrían ser más-, se ha sumado este lunes la citación como imputado de uno de los pesos pesados del Partido Socialista de Pedro Sánchez, el actual delegado del Gobierno de Madrid, José Manuel Franco.

El estado de alarma fue decretado por el Gobierno de Pedro Sánchez el pasado 14 de marzo, casi una semana después de las multitudinarias manifestaciones del 8 de marzo. Cabe recordar que el propio director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, indicaba que "si mi hijo me pregunta si puede ir le diré que haga lo que quiera", pese a que ahora un estudio ratifica que el haber cancelado la convocatoria habría reducido en un 60% el número de casos.

Vox acusó al Gobierno de cometer una “negligencia criminal” en su gestión de la crisis del Covid-19 al permitir la celebración de la manifestación del 8-M y, además, tachó al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, de ser el responsable de las muertes de guardias civiles y policías contagiados de coronavirus. Además, denunció que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, "se empeñó en desenterrar a un muerto y acabó enterrando a miles”.
  • 1

Cinco funcionarios de la Delegación de Gobierno declararon este jueves en el marco del caso 8M. Todos lo han hecho como testigos y, tal y como ha informado el diario Vozpópuli, todos habrían modificado la versión que dieron ante la Guardia Civil.

El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, dijo este miércoles en el juzgado que no prohibió la manifestación del 8-M en la capital porque cuando tomó la decisión no había “ningún elemento” que le obligara a suspender esta convocatoria, cuya celebración se produjo cuando empezaba a desatarse en España la pandemia del Covid-19.

La secretaria general y portavoz adjunta del Grupo Parlamentario de Vox en el Congreso, Macarena Olona, ha sido entrevistada por el periodista Federico Jiménez Losantos, con quien ha repasado algunos de los aspectos más importantes de la actualidad política y de su partido, dando por sorpresa una inesperada exclusiva...

Por primera vez escuchamos a un miembro del Gobierno reconocer en aquellos fatídicos días tras el 8 de marzo la gravedad de la situación, y ha tenido que ser a través de un vídeo filtrado de una entrevista que le hicieron a la ministra de Igualdad, Irene Montero, solo un día después de las marchas por el Día de la Mujer. Pese a los informes presentados, las reuniones para cancelar otros eventos por parte de Sanidad y los dimes y diretes del Ejecutivo, sí conocían y sabían el alcance del coronavirus y este vídeo lo demuestra, una vez más...

El Gobierno cifra en más de 600.000 las personas que participaron el pasado 8 de marzo en toda España en las manifestaciones con motivo del Día de la Mujer, cuya celebración para PP y Vox fue una “negligencia” que pudo haber fomentado la propagación del Covid-19, algo que en el caso de Madrid está siendo investigado por un juzgado.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha señalado este miércoles que quien se ríe de sus lágrimas en la misa de La Almudena del domingo "se estaba mofando de las víctimas". Por otro lado, ha espetado a los grupos parlamentarios de la oposición que la manifestación del 8M, Día de la Mujer, fue "el mayor 'infectódromo' de España".

Se acerca un nuevo 8 de Marzo y constato sobresaltado que en lo que va de este año 2020, nada menos que 14 mujeres han sido asesinadas a manos de sus parejas o ex parejas. Sí, sí, asesinadas, porque el lenguaje es muy importante, en especial el de ciertos medios que “crean opinión”.