www.mil21.es

Los terroristas del Estado Islámico recibieron desde España más de 100.000 uniformes

El cargamento de 20.000 uniformes destinados al terrorista Estado Islámico interceptado por la Policía Nacional en los puertos de Valencia y Algeciras, es “la punta del iceberg” de la red yihadista que habría enviado desde territorio español más de 100.000 uniformes a las zonas de combate, sobre todo en Siria y Libia. El pasado diciembre mil21 informó en exclusiva que los servicios de inteligencia alemán, austriaco, holandés e italiano investigaban a las empresas que confeccionan uniformidad militar.

A raíz de la operación policial contra el yihadismo llevada a cabo el 3 de marzo por la Comisaría General de Información de la Policía Nacional en la que han sido intervenidos en los puertos de Valencia y Algeciras tres contenedores con más de 20.000 uniformes (5.000 kilos) destinados a los terroristas del Estado Islámico y del Frente Al-Nusra en Siria, mil21 ha sabido en medios de inteligencia que el cargamento incautado representa “la punta del iceberg” de la red de abastecimiento yihadista que, solo en el capítulo de equipamiento, habría enviado desde España más de 100.000 uniformes militares.

Mil21 alertó en diciembre que los servicios de inteligencia europeos investigaban a empresas que confeccionan uniformes para el Estado islámico

La operación se inició el 7 de febrero en el transcurso de la detención de siete personas en Ceuta, Alcoy, Alicante, Crevillente y otros municipios alicantinos, integrantes de una red de apoyo logístico y financiero a los citados grupos terroristas. Para los envíos de uniformes los yihadistas utilizaban como “tapadera” una ONG que realizaba ayuda humanitaria en las zonas de conflicto armado y expedía los cargamentos en contenedores como “ropa usada”.


Tráfico de uniformes

Los servicios de inteligencia europeos siguen con atención el tráfico de uniformes militares con destino al Estado Islámico y organizaciones afines. La uniformidad de los combatientes es un principio fundamental de toda organización militar, dado que representa una poderosa arma psicológica para cualquier ejército convencional o irregular: los uniformes proyectan una imagen de cohesión y disciplina, infunden temor al adversario, y elevan la moral y autoestima del combatiente al sentirse parte integrante de una organización respetada o temida.

Desde el pasado verano los yihadistas del Estado Islámico o Daesh en Siria e Irak comenzaron a aparecer en sus vídeos propagandísticos con modernos uniformes de camuflaje pixelado que alarmaron a los servicios de inteligencia, al representar un salto cualitativo en la uniformidad empleada hasta el momento y poner de manifiesto que alguien los fabricaba ex profeso y los hacía llegar al campo de batalla.

Redes de abastecimiento

En diciembre pasado mil21 informó en exclusiva que los servicios de inteligencia alemán, austriaco, holandés e italiano investigaban las redes de abastecimiento logístico del Estado Islámico, un aspecto al que se prestaba escasa atención debido a que habitualmente se pone el foco en el tráfico de armamento y la financiación. Sin embargo, el avituallamiento, como por ejemplo los populares picpuk Toyota en los que se desplazan los terroristas, así como teléfonos móviles, radiotransmisores y uniformes, es imprescindible para el sostenimiento de la maquinaria militar yihadista. ;

Líneas de investigación

En el caso concreto de los uniformes, los citados servicios de inteligencia europeos comenzaron a investigar a las empresas especializadas tanto en la fabricación de las telas especiales que no se venden en el circuito textil habitual como en la confección de uniformidad militar. Tras el descubrimiento de los puertos del sur de España como lugar de expedición de miles de uniformes con destino a Siria, Irak y Libia, se ha comenzado a “tirar del ovillo” y a investigar sobre varias hipótesis:

    • Cuántos proveedores potenciales están en disposición de confeccionar miles de uniformes.
    • Si son confeccionados directamente en España por empresas textiles que desconocen el destinatario final.
    • Si los uniformes llegan a España desde un “tercer país”.
    • La procedencia de un tejido tan especial.
    • La existencia de diferentes modelos de uniformes, sobre todo los más modernos que incorporan camuflaje del tipo “pixelado árido” para combatir en zonas desérticas como Siria, Irak, Libia, Sahel…
    • Si una parte de los uniformes proceden del “surplus” de ejércitos europeos. Es decir, si han sido dados de baja al ser sustituidos por otros modelos nuevos. En este supuesto, se investiga si se compraron para equipar a ejércitos del Tercer Mundo o movimientos guerrilleros y cómo terminaron en el circuito yihadista.

En cualquier caso, las empresas que hicieron posible los supuestos anteriores serían acusadas de colaborar con organizaciones terroristas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (16)    No(1)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de mil21
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.