www.mil21.es

Explotacion Sexual

30/01/2024@17:06:16
Se ha detenido a ocho personas que formaban una organización criminal y se han llevado a cabo seis registros domiciliarios realizados en las localidades mallorquinas de Inca, Alcudia y Muro.

Agentes de la Policía Nacional, en una operación conjunta con agentes de la policía de Rumanía, han liberado a 14 víctimas de explotación sexual que recibían crueles palizas y humillaciones.

Captaban a las mujeres a través de sus familiares directos y de páginas web que ofertaban servicios sexuales. Trabajaban las 24 horas los siete días de la semana, tenían que dormir con ropa sensual y estar siempre maquilladas por si se presentaba algún cliente. Las víctimas no podían rechazar ningún servicio sexual. Si el cliente no quedaba satisfecho se castigaba con la obligación de realizar otro servicio sin recibir ningún dinero, quedándose los responsables con el importe íntegro.

La organización criminal confinaba a sus víctimas en una casa en el barrio bilbaíno de Zorrotza donde vivían en condiciones infrahumanas e insalubres y eran obligadas a consumir cocaína y aceptar clientes las 24 horas del día.

La red criminal captaba a las mujeres aprovechándose de su situación de necesidad, las ofrecían condiciones de trabajo engañosas y luego las obligaba a prostituirse debiendo estar disponibles las 24 horas del día. Tras publicitar los servicios sexuales, los arrestados se hacían pasar por sus víctimas para conversar por mensajería instantánea con los clientes y amenazaban a las mujeres si se negaban a ejercer la prostitución controlándolas con cámaras de vigilancia.

Agentes de la Policía Nacional junto a la Policía Nacional francesa y la Inspección General de la Policía rumana, en una operación coordinada por EUROPOL, han liberado a 13 mujeres de nacionalidad rumana que eran explotadas sexualmente en pisos de España y Francia por el método del lover boy.

Día Europeo contra la Trata

Las víctimas eran captadas en Paraguay, su país de origen, con falsas ofertas de empleo para trabajar en España. La organización prostituía a las mujeres en pisos ubicados en la provincia de Tarragona para saldar la deuda contraída con ellos, a quienes obligaban a consumir y vender sustancias estupefacientes a clientes y toxicómanos.

Han sido detenidas 10 personas y se han llevado a cabo 20 entradas y registros en España, Francia, Italia y República dominicana en los que se han intervenido más de 70.000 euros. Las citas se gestionaban desde dos call center desde donde, integrantes de la organización criminal, simulaban ser las mujeres que proporcionarían los servicios sexuales y concertaban los encuentros con los clientes.

Las mujeres eran captadas mediante engaño en sus países de origen, Colombia y Ecuador principalmente, y posteriormente eran obligadas a prostituirse tras llegar a España donde eran sometidas a vigilancia mediante medios tecnológicos.

Agentes de la Policía Nacional, en colaboración con el FBI, US Marshals y la OCN INTERPOL Madrid, han detenido a M.J.P. uno de los criminales incluidos en la lista Ten Most Wanted Fugitives del FBI.

Se ha detenido a un total de 14 personas que formaban una red criminal que se aprovechaba de la vulnerabilidad de las víctimas, al tratarse de mujeres con cargas familiares y en situación de necesidad económica.

El entramado criminal, asentado en la localidad de Fuente Álamo (Murcia), introducía de manera irregular en España a mujeres latinoamericanas, concretamente de Honduras y Paraguay, con la finalidad de explotarlas sexualmente o como cuidadoras de personas mayores. En el registro realizado en una vivienda utilizada como prostíbulo los agentes localizaron un hueco de dimensiones muy reducidas que habría sido utilizado para esconder a mujeres en caso de presencia policial.

La Audiencia Provincial de Cantabria les condena a penas de 28, 24 y 14 años de prisión por delitos de trata con fines de explotación sexual en concurso con prostitución coactiva, y delitos de ayuda a la inmigración ilegal. Todos son de nacionalidad nigeriana y actuaban en colaboración con otros compatriotas que se encargaban de captar en el país de origen a mujeres jóvenes en situación de precariedad