www.mil21.es
Ciudadanos de segunda

Ciudadanos de segunda

lunes 10 de julio de 2017, 15:47h

Escucha la noticia

El adn de los separatistas lleva, incorporado, un gen de superioridad racial. Por mucho que intenten disimularlo, está claro que nunca serás nada, en Cataluña, si te llamas García, Fernández o López.

Esgrimen algún rufián que medra lamiendo las botas de los opresores, al modo de los kapos judios que torturaban a sus iguales, por cuenta de los nazis en los campos de concentración, o los ghetos. Tampoco va a servir hacer dócil a tu hijo llamándole Jordi o Carme, si no llevan aparejado el apellido de una buena familia catalana.

El apartheid es claro y solo los tontos y los cobardes lo pueden negar, a estas alturas.

Han hecho, del catalán, la prueba del nueve de tu asimilación y de tu sumisión. No es obstáculo que el español sea la lengua que habla la inmensa mayoría de la población. No importa que esa lengua muerta (que solo sirve para hablar con la abuelita y que algunos memos se sientan superiores), esté ya en la cuenta atrás de su desaparición. No importa robar sus raíces y su futuro (que comparten con más de 500 millones de hispanoparlantes), a la mayoría de los niños y jóvenes. Porque se trata de segregar a los que dirigen de los que van a ser dirigidos. Por eso, para proteger el chiringuito y distinguir a los rebeldes de los sumisos, intentan expulsar el español de la vida públíca. También en Soweto, los racistas sudfricanos intentaban hurtar el futuro a los negros, imponiéndoles el afrikaner, otra lengua muerta que se habla el doble que el catalán y tiene su misma importancia internacional.

Cada vez más catalanes, empiezan a darse cuenta de la realidad de su discriminación. Ya se saben ciudadanos de segunda clase, bajo la opresión de una élite corrupta que vive del robo y la mentira. De un grupo de ladrones que intenta, desesperadamente, huir de España para no enfrentarse a los tribunales españoles, por su estafa continuada.

Cada día más, de la consciencia de esa opresión se pasa a la resistencia. Nunca se habían visto tantas banderas españolas en Cataluña. Nunca tantas pintadas, reespañolizando carteles y anuncios.

Solo falta que el gobierno y la sociedad española digan "¡basta!" a la usurpación. Que apoyen a los que la sufren y resisten. No deben seguir luchando solos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (29)    No(18)

+

6 comentarios