www.mil21.es
Sólo le faltaron unas lágrimas y un puchero
Ampliar

Sólo le faltaron unas lágrimas y un puchero

lunes 14 de septiembre de 2020, 18:20h

Escucha la noticia

Si de algo estábamos convencidos “profundamente” es de la catadura moral, o por mejor decir inmoral, de este personaje que conocemos como Presidente del Gobierno, el monclovita Sánchez, pero cuando riza el rizo, como sucedió hace días en el Senado, merece un comentario específico.

Me estoy refiriendo a su posición, expresada de forma clara y sin que quepa duda alguna, sobre la muerte por suicidio de un miembro de la banda criminal y asesina ETA llamado Igor González Sala en la cárcel de Martutene (Guipúzcoa).

Sus palabras reiteradamente públicas en TV y videos, fueron las de “lamentar profundamente” la muerte de semejante sujeto, no la muerte o lesiones, o daños de sus víctimas, sino la del causante directo o indirecto de tales maldades, lo que significa claramente cual es su posición ante este gravísimo y cruel problema que hemos padecido todos los españoles.

En primer lugar, unas palabras sobre el citado González Sala, personaje negro de las vascongadas, que fue condenado en un juicio seguido según la Ley, por los Juzgados y Tribunales competentes a cumplir una pena de 20 años, es decir, una pena muy grave, por su pertenencia a cuadrilla de la banda, lo que significa que sus actividades criminales fueron de relevancia.

Ingresado en la cárcel en 2005, paso por las prisiones de Madrid, Soria, y en virtud de esos acercamientos a vascongadas que realiza el ejecutivo, para pactos inconfesables o para parecer más atractivo y guay, llego a la cárcel de Martutene en Guipúzcoa, donde libre y voluntariamente decidió acabar con su vida, lo que debió hacer hace tiempo y ahorrar sufrimiento a otras personas, pero eso es impensable en una persona de mal.

No sabemos cual fue la razón de su acercamiento a vascongadas, ya que en los últimos tiempos se había mostrado contrario a la tesis pactista de Otegui, y era partidario de seguir con la línea dura de Eta, El que lo acercó, que responda, sea quien sea. De lo único que estamos seguros es de que obedeció a algún pacto inconfesable, por eso no se ha dicho, porque además de buen comportamiento se venía exigiendo en mis tiempos un reconocimiento expreso del crimen y una petición de perdón a los afectados, lo que no sucede en este caso...

Visto quien era este personajillo, en segundo lugar, quiero hacer llegar a quien tenga tiempo y ganas de leer estas líneas, de quienes eran estos elementos, y mi experiencia durante más de 14 años en un órgano de enjuiciamiento de sus fechorías, con sentencias y resoluciones condenatorias en caso de acreditación del crimen y absolutorias en caso contrario.

Se trata de un sustrato mínimo de la sociedad vasca, como se ha demostrado cuando han participado en elecciones, qué utilizando la sorpresa, la ocultación y solo buscando una mejor posición ante la víctima, han causado más de 800 muertos e infinidad de otros daños personales y materiales, y todo ello en base a que se consideran diferentes a los demás, más cultos, más fuertes y más machos que los demás.

No soy yo quien va a estudiar el “hecho diferencial vasco”, cuando personas de mucha mayor altura cultural que el que suscribe, como Jon Juaristi, en su libro “el bucle melancólico”, establece los distintos hechos diferenciales que pretenden sostener en el tiempo cualquier separatismo en particular el vasco,, independentismo o simplemente que no somos como vosotros.

Hecho diferencial que no es más que una ocurrencia del que lo cita, ya que uno de ellos fue el nacimiento en tierra vasca, y eso que se lo digan a Anasagasti, que nació en Venezuela o el del RH negativo en sangre, que pese a inventarse tal barbaridad en su estancia en la facultad de teología jesuita de la Universidad de Heildelberg (Alemania), no tiene el teólogo Arzallus.

Pues bien, en base a ello generan un odio al distinto, qué pese a que es notoria su inferioridad, como recoge Ramiro Padilla en sus libros “Verdes Valles, Colinas Rojas esa sinrazón les lleva al asesinato, a privar de la vida a otra persona, con el daño colateral para su familia, y aquí no valen los lazos de familia.

En este sentido a mi me llamo mucho la atención el hecho, que algunos recordaran, de una persona mujer, llamada Pilar Elías, viuda de un concejal llamado Ramon Baglietto, al que asesino ETA, por medio de una cuadrilla en la que participaba y fue el autor un tal Cándido Azpiazu Beristain, lo que salió en prensa, porque este asesino pretendía poner un negocio de cristalería en un local en los bajos de la casa en la que vivía Doña Pilar, lo que en si no es malo, pero si lo es el hecho de que Ramon había salvado años antes a Cándido de morir en un atropello en el que sí murieron la madre y hermanos del terrorista. Este es el agradecimiento que tienen estas alimañas. Pero además el hermano de Ramon y padre de la Letrada Ainhoa Baglietto, era partidario de ETA, y en una entrevista televisada se alegraba de la muerte de su hermano y su citada hija era letrada de despacho defensor cotidiano de etarras.

Otro caso fue el de Ignacio O’Shea autentico ideólogo de ETA responsable de la revista ideológica Ezpala, pariente de Isabel O`Shea que tuvo que abandonar vascongadas por amenazas.

Por el contrario, las víctimas, considero que no eran elegidas, como consecuencia de que participaran en algún hecho concreto contra miembros de ETA. Porque ya me explicaran Vds., la relación de los Guardias civiles de Sallent de Gállego (Huesca) con las vascongadas, pero a pesar de eso el tristemente famoso Guridi llevo a cabo la ejecución de dos Guardias Civiles en atentado.

Y el atentado de Santa Pola (Alicante). Que se salda con la muerte de una niña de corta edad. Y así muchos casos.

Mi experiencia de 14 años en este tipo de asuntos me ha llevado a la consideración de que ETA no atenta contra la víctima, esta solo es el sujeto concreto del atentado, pero no el sujeto real. Eta atenta contra todos nosotros, y es la victima la que, soporta el disparo, soporta la bomba, o sufre el secuestro, pero todos nosotros somos los destinatarios de la bala; la bomba o el zulo.

Todo ello hecho desde una posición superior debida a la sorpresa, ocultación o masa, porque en definitiva si se profundiza, su carácter es cobarde. En este punto, recuerdo el juicio que se celebró en las instalaciones de la Audiencia Nacional en la Casa de Campo, público y notorio ya que duro cerca de 20 meses, y en un momento determinado, mientras presentaban su informe los peritos de la Guardia Civil, se levantaron de sus asientos, los que luego fueron condenados como integrantes de la banda ETA, que formaban como dijo la Presidente del Tribunal, “el corazón” de ETA en su rama civil y se abalanzaban contra nosotros en posición amenazante. Cuando los peritos miembros de la Guardia Civil se dieron cuenta de ello, simplemente se levantaron, y en menos de un segundo volvieron los acusados a sus asientos, calladitos y en paz. Había unos 15 guardia civiles, todos ellos de paisano, sin armas ni efectos de defensa, y los acusados eran aproximadamente dadas las ausencias justificadas y los letrados acusados que se sentaban en estrados, más de 55. Así son.

Si no fuera por lo triste y tétrico les contaría la experiencia de un tío mío, “mi memoria histórica”, cuando nos contaba su llegada con el General Yagüe ante el cinturón de hierro de Bilbao, pero eso es otra historia.

Y, en tercer lugar, he de referirme a las palabras que han dado origen a esta nota. Ante esta calaña de asesinos, el presidente se molesta profundamente. No se si Vds. pero yo no le he oído referirse a ninguna de las víctimas en tales términos, ni siquiera haber hablado con o de Irene Villa victima; con Francisco Jose Alcaraz, con Ángeles Pedraza y Alfonso Sanchez Presidentes de la Asociación de Víctimas del Terrorismo o Daniel Portero de Dignidad y Justicia; familiares de Ernest Lluch; familia de Fernando Múgica; familiares de los militares, guardias civiles y policías asesinados. Lo que estos han pasado y siguen pasando y sufrido incluso en sus propias carnes, para el mindundi del presidente no es de lamentar, ni profundamente ni de ninguna otra forma.

Ya conocíamos a este presidente lechuguino de la política, y la mayor parte del pueblo español le va conociendo ya, y se va dando cuenta, de que no solo no tiene idea de lo que lleva entre manos, de que carece de conocimientos para la gobernanza de este país, de que solo una componenda pagada millonariamente, consiguió hacer que ocupe la Moncloa, y que por mantenerla es capaz de todo, no solo de pactar ayudas económicas a algunos, sino de tapar los delitos presuntos de sus socios, también engañar a la Unión Europea con el destino de los fondos, sino de engrandecer a los asesinos.

Le faltó únicamente, que también hubiera derramado unas lagrimitas, y hacer una mueca de puchero, como hacen los niños pequeños, cuando les quitan algo, así seguro que hubiera conseguido mayor apoyo a sus presupuestos, que al final van a resultar que no son suyos sino de cualquiera que pase por la esquina y pueda ofrecer votos.

Los españoles somos un pueblo que retrata de forma literaria Cervantes en El Quijote, capaces de enfrentarnos con quien sea y llegar a salvar a unas personas de ir a galeras, de enfrentarnos a unos gigantes con aspas de molino que consideró amenazaban, Este elemento solo se preocupa de su posición, de su avión, de sus vacaciones, y ni siquiera sabe cuántos son los muertos del coronavirus, y les echa la responsabilidad y la culpa a otros, pero él. en la cresta y sin que le falte de nada, por eso podemos decir, que Vd. además de carecer de vergüenza y dignidad, es sobre todo una mala persona.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios