www.mil21.es
El Estado Islámico anuncia el “día de la victoria” con Europa en alerta

El Estado Islámico anuncia el “día de la victoria” con Europa en alerta

Por Pedro Canales / Enrique Montánchez
domingo 28 de junio de 2015, 00:30h

Escucha la noticia

El lunes 29 de Junio se cumple un año desde la proclamación del Califato en tierras de Siria e Iraq por el movimiento yihadista Estado islámico. Los seguidores del iraquí Abubeker Al Bagdadi, quieren hacer de esta fecha “el día de la victoria” sobre los descreídos, los ateos y los traidores al Islam.

Los servicios antiterroristas de todo el mundo se encuentran en estado de máxima alerta -nivel 4 en España sobre 5- ante las informaciones que señalan atentados indiscriminados de “células durmientes” coincidiendo con esta simbólica fecha.

Los trágicos atentados reivindicados por el Estado Islámico en Túnez y en Kuwait, muestran la seriedad de la amenaza. El atentado cometido en Francia, en una fábrica de productos químicos cerca de Lyon, indica que los terroristas yihadistas pueden sembrar el terror en cualquier lugar de Europa sin apenas dar tiempo a los servicios de seguridad para prevenir y desarticular las “células durmientes”.

La proclamación del Califato por Al Bagdadien Siria e Irak es al mismo tiempo una conquista delyihadismo, pero también su debilidad. El hecho de “haber liberado una tierra en nombre del Islam”, es considerado por los seguidores del Estado Islámico como “el principio del fin de la civilización occidental”, y un paso de gigante para la creación de un “Estado califal planetario”. Esta dinámica les refuerza en su creencia de que han logrado una primera victoria contra los descreídos y los renegados.

Pero pone de manifiesto, al mismo tiempo, la propia debilidad del movimiento yihadista. A diferencia de los movimientos terroristas anteriores, en particular Al Qaeda de Osama Ben Laden y de Ayman El Zawahiri, el Estado Islámico es visible. Las otras organizaciones vivían y actuaban en la clandestinidad, eran prácticamente invisibles para los servicios antiterroristas.

Durante años fueron un enemigo difuso y sin fronteras definidas. Los países objeto de sus atentados no sabían dónde responder ni contra quien luchar. Por el contrario, el Estado Islámico tiene un territorio concreto, fronteras definidas y un ejército perfectamente estructurado.

Las huestes de Al Bagdadi en Siria e Iraq disponen de armamento pesado, artillería, cohetes, vehículos blindados, defensa antiaérea. Toda una panoplia de armas fácilmente localizables. Sus acuartelamientos, campos de entrenamiento, depósitos de armas y municiones, son el talón de Aquiles del Estado Islámico.

Los recientes atentados en Túnez y Kuwait, como los anteriores en Iraq y Arabia Saudí, hacen más urgente aún que la coalición militar de fuerzas occidentales y árabes se planteen una acción conjunta, sin fisuras, para desalojar a los yihadistas de los territorios donde se han hecho fuertes.

La filosofía de los gobiernos occidentales es combatirles allí dónde donde estén para evitar que vengan a nuestras ciudades. La debilidad que perciben entre los dirigentes europeos, indecisos a combatirles sobre el terreno, envalentona al Estado Islámico.

No es de extrañar, pues, que el autoproclamado Califato quiera hacer de su primer aniversario el “día de la victoria”, ordenando a sus “células durmientes” acciones indiscriminadas de muy bajo coste -bastan unos pocos lobos solitarios en toda Europa- pero de efecto arrasador entre la opinión pública. En todas las situaciones históricas el miedo ha sido la antesala de la derrota.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(0)

+

0 comentarios