www.mil21.es

Sondeos

El CIS llega en pleno terremoto político tras el adelanto de elecciones la semana pasada de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Sin embargo, el sondeo es de antes de este escenario, y en él se refleja un retroceso de más de un punto para el PP de Pablo Casado, mientras que Unidas Podemos también se desploman hasta alcanzar a Ciudadanos, que había remontado hasta tres puntos.

Tal y como ha dejado entrever la encuesta 'flash' del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el PSC ganaría las elecciones catalanas del próximo 14 de febrero con el 23,7% de los votos y casi 4 puntos por delante de ERC, con el 19,9%. Junts quedaría tercero con el 14,6% aunque sigue in crescendo.

En plena escalada de contagios en una 'tercera ola' con datos más que preocupantes y unas elecciones autonómicas a la vuelta de la esquina, el CIS aporta luz ante unas hipotéticas elecciones en las que el PSOE afianzaría su liderato, seguido de un Partido Popular también en ascenso y un cambio de tendencia en cuanto a Vox, Unidas Podemos y Ciudadanos.

Tal y como vienen advirtiendo varias encuestas, el Gobierno de coalición podría estar sufriendo un desgaste importante a nivel electoral tras ocho intensos meses de una más que discutida gestión de la pandemia derivada del coronavirus.
  • 1

La última encuesta del Centre d'Estudis d'Opinió (CEO) tiene diferente criterio que el CIS de Tezanos, y es que mantiene al PSC en tercer lugar, aunque al alza, mientras que el independentismo reeditaría la mayoría absoluta el próximo 14 de febrero.

Pese a que cada vez menos gente se fía de las encuestas, no dejan de darnos una pincelada de lo que podría suponer celebrar unas elecciones generales hoy día. Un panorama político agitado con la pandemia, Filomena, una crisis económica acuciante... que, sin embargo, parece que no termina de erosionar al Gobierno de coalición.

Ni que decir tiene que toda trayectoria política tiene sus altos y sus bajos. Sin embargo, la meteórica carrera del profesor Iglesias parece haber tocado techo ante el desbarajuste de su formación y una III Asamblea Ciudadana que no ha hecho otra cosa que echar a un lado a los críticos para mantener su hegemonía.