www.mil21.es
Nadie murió de un virus, la plandemia se trató de una intoxicación masiva provocada de forma deliberada

Nadie murió de un virus, la plandemia se trató de una intoxicación masiva provocada de forma deliberada

lunes 12 de abril de 2021, 19:10h

Escucha la noticia

Nunca falleció nadie de virus alguno que continúa sin ser aislado, purificado y secuenciado. Ergo no existe. No existieron contagios entre personas. El virus, tan falso culpable como Oswald. Como el 22-11-63, conspiración. Operación psicológica de inteligencia militar de falsa bandera.

Médicos por la verdad Canadá

Intenso envenenamiento, entre otras razones, provocado de manera intencional y premeditada a través del tóxico mecanismo de inoculación que las autoridades sanitarias de cada país, nación o estado denominaron eufemísticamente “campaña de vacunación antigripal”. Ains, el polisorbato-80. Gloriosos detergentes en vena.

Y más causas, por supuesto. En España el gerontocidio de marzo y abril de 2020, tan palmario (y qué decir del actual, desde enero de 2021, con los matarratas transgénicos). Por cierto, toc, toc, ¿continúa sin indicarnos la siniestra Mofletes lo que fumigaron los milikitos en las residencias de ancianos?

Médicos por la Verdad Canadá estima que en tal acción contra el Mundo cabe la acusación del delito de "Genocidio Sanitario Global Premeditado”, “Crímenes de Lesa-Humanidad” y "Apología del delito por difusión”. Indudablemente. Y se quedan algo cortos.

Se solicita además a dicho tribunal que todos los laboratorios, científicos, investigadores y demás intervinientes en la producción, elaboración, suministro o difusión de dichas sustancias químicas tóxicas para la humanidad sean suspendidos para ejercer de por vida cualquier actividad relacionada con la medicina y la salud humana o animal en cualquiera de sus formas.

Belgas e italianos, mea culpa

Por ejemplo, galenos belgas exigen que se investigue a la Organización Mafiosa de la Salud, O.M.S, por falsificar la pandemia. Y la posible influencia de los conflictos de intereses de esta corruptísima organización. Y la censura sistemática de todas las opiniones disidentes en los medios de comunicación. Y médicos italianos admiten, delante de su parlamento nacional, haber asesinado durante la plandemia a miles de personas, sobre todo ancianos, con los respiradores y con la medicación equivocada.

Y tanto innúmero horror. Y tanto embuste. E la nave va.

En fin.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios