www.mil21.es

El cese de Cayetana Álvarez de Toledo

martes 18 de agosto de 2020, 23:15h

Escucha la noticia

El pecado original de nuestra derecha, de nuestros partidos de la derecha, vamos, los que no son socialistas ni comunistas, es que tienen pánico a que la izquierda les estigmatice con eso de que son “extrema”. Ante esas insinuaciones se achantan y andan noqueados hasta que alguien, como Cayetana Álvarez de Toledo, les canta las cuarenta en bastos a esa izquierda faltona y cínica. Una Cayetana que les ha plantado cara y les ha dicho las verdades que deben dolerle bastante a socialistas, podemitas, separatistas y nacionalistas varios, cuando han movilizado a su flota mediática para convencer a los del PP que la actual portavoz les perjudica, porque no está “centrada”.

Y claro, los acomplejados del PP empiezan a lamentarse, y a dudar de si deben ser oposición al social comunismo que gobierna España o asociarse al diablo con tal de que no le llamen extremista.

En la época de Ruiz Gallardón -aquel que contaba con el favor de El País, que incluso quiso proponerlo como presidente del gobierno en sustitución de Aznar para que lograra la mayoría suficiente en el Parlamento-, en Génova 13 estaban encantados de que la izquierda ensalzara la figura del equilibrado Alberto. Pero ya saben, a la hora de votar, por mucho que alaben al susodicho Ruiz Gallardón, la izquierda vota a los suyos.

Ahora, el moderado es otro Alberto. El barón gallego al que los socialistas y comunistas lo prefieren y toda la maquinaria mediática aplaudirá que se haga cargo de la sede de Génova, desplazando las influencias de José María Aznar y, por supuesto, silenciando a Cayetana, a la que le temen más que a la “Bicha”.

Toda la progresía encantada de que el acorazado mediático se ponga en marcha para facilitar la operación Núñez Feijoo, una vez cesada Cayetana Álvarez de Toledo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+

0 comentarios