5 de agosto de 2021, 22:45:50
CLAVES


Bono grabó durante años con estilográficas del CNI



Si todos los personajes políticos tienen su claro-oscuro, el ex presidente de la comunidad autónoma de Castilla La Mancha, ex ministro de Defensa y ex presidente del Congreso de los Diputados, José Bono Martínez, se lleva la palma.

Siempre protagonista de la política, de la conspiración, a punto estuvo de ser el Secretario General del PSOE en el 35 Congreso, celebrado en julio del año 2000, si no llega a ser porque en el último momento se movieron los votos en favor de un desconocido, Zapatero, del que la cúpula Guerra-González se fiaba más.

A José Bono le habían garantizado en Ferraz de que ganaría las primarias y además sería el candidato a la presidencia de Gobierno. Hay quien defiende que cavó su tumba él sólo, en el propio 35 Congreso, cuando se le calentó la boca ante los micrófonos de un periodista que le preguntó qué opinaba sobre el caso GAL. Ya saben, donde el juez Baltasar Garzón ponía la "X" en Felipe González. "Que cada palo aguante su vela", fue la frase, casi textual, de un crecido José Bono, que era Dios en su comunidad después de haberla presidido durante quince años.


Tras la lapidaria frase ante los micrófonos, que casi se congelaron, empezaron a circular consignas para dejar de apoyar a José Bono y que otro, con menos personalidad y más dúctil, se hiciera con la secretaría general de un partido socialista que estaba en la oposición después de haber triturado su prestigio a causa de escandalosos casos de corrupción, que salpicaron la última etapa de Felipe González.

Huida en abril del 94 del director general de la Guardia Civil, Luis Roldán, detenciones el 19 de mayo del 94 de importantes cargos como la del Gobernador del Banco de España, Mariano Rubio, y del síndico de la Bolsa Manuel de la Concha, o el escándalo de las escuchas telefónicas desde 1984, a personalidades y al propio Rey por parte del servicio secreto -entonces CESID- dirigido por el general Emilio Alonso Manglano, que tuvo que comparecer en el Congreso para dar explicaciones.

Tras la publicación del libro "Diario de un ministro", el pasado mes de marzo, donde se entrecomillan miles de frases de personalidades que entablaron, en algún momento, conversación con José Bono mientras fue ministro de Defensa, ya han empezado a conocerse las aficiones del personaje en grabar, discretamente, todo lo que hablaba con compañeros de partido, periodistas, obispos, militares y otros ministros, e incluso en Zarzuela.

Bronca del Rey Juan Carlos

Algún compañero de Bono ha manifestado a mil21 que siempre sospecharon que grababa hasta las sesiones del Consejo de Ministros, así como las tertulias antes y después del mismo. En el libro se publican largos párrafos incluso con frases textuales del entonces Rey Juan Carlos, como cuando le llama por teléfono montándole la bronca, el sábado 26 de agosto del 2004, a cuenta de que su avión había vuelto a sufrir una avería y le ordenaba que comprara un Global Express.

"En Duala, volviendo de Camerún -dice el Rey Juan Carlos-, tuvimos un problema con el avión y es el mismo problema y el mismo avión que ahora me has mandado a Mallorca. Esto no pasa en ningún país del mundo; no seas testarudo y compra el Global Express, que tiene autonomía para ir a cualquier sitio y es más seguro que los que tenemos. Si no quieres comprarlo haz un leasing". Aguantó el chaparrón, pero el Rey no debe decidir qué tipo de avión se compra, así que se lo hago saber: "Le escucho con atención, Señor, pero le ruego que no se meta en asuntos de compras de aviones porque estoy seguro de que le perjudicaría".

Estilográficas con micrófonos

Al parecer, su refinamiento en cuanto a dejarlo todo grabado se produjo en la etapa de ministro de Defensa (2004-2006) ya que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) se ofreció a proporcionarle estilográficas, bolígrafos, llaveros y otros artilugios que, en realidad, eran micrófonos y cámaras de video camufladas.

Todo lo que hablaba, todas las reuniones a las que asistía, eran convenientemente grabadas y archivadas para, en su momento, recordar a quien fuera necesario su frase exacta, incluso con apoyo de video. Por supuesto que entre la fonoteca de José Bono se encuentran miles de llamadas telefónicas. Algunas cuánto menos de dudosa procedencia. De esta manera también el CNI se hizo con dossiers interesantes para su archivo. Además de estar informado de los pensamientos de cientos de personajes de la vida pública.
Hay quien sostiene que la relación de Bono con los servicios secretos viene de lejos, ya que estos elaboraron dossiers del personaje en época de Aznar, mientras Federico Trillo dirigía el CESID/CNI como ministro de Defensa para neutralizarlo.

Son muchos los personajes que cuando son nombrados ministros y acceden a que los espías de “La Casa”, como coloquialmente sus miembros denominan al servicio secreto, les ayuden, sucumben encantados para saber vida y milagros no sólo del adversario político, sino de sus propios compañeros de partido.

Así, Pérez Rubalcaba presumía de saberlo todo, escucharlo todo... Y aunque la actual vicepresidenta, Soraya Sáez de Santamaría, no presuma, está al tanto de las pesquisas que sus espías le ofrecen de manera voluntaria o bajo petición expresa. Son las ventajas de ser el jefe, la jefa, de los agentes secretos del Estado.

En época de Adolfo Suárez, las informaciones que sobre sus propios ministros les facilitaba el servicio secreto, le provocaban verdaderos episodios de tristeza y depresión. Sabía que no podía confiar en los suyos después de que alguno, como Fernández Ordóñez, le traicionara filtrando conversaciones del Consejo de Ministros a la oposición y al diario El País.

Amigo de los espías

Porque si José Bono era un personaje poderoso mientras fue presidente de Castilla La Mancha, con la ayuda de sus amigos los espías, al ser nombrado ministro de Defensa y tener bajo su control el complejo de edificios de la carretera de A Coruña su ambición y desparpajo aumentaron infinitamente. Si alguien, empresario, político o artista pensaba en demandarle, la respuesta era amenazante. "Ni se le ocurra, porque lo hundo". Y por supuesto que no iba de farol. Sus espías le tenían bien provisto de material sensible.

Ahora que el personaje José Bono vive de las rentas, necesita estar en la pomada de actos políticos y sociales para que su negocio de influencia siga proporcionándole réditos. Con la excusa de su libro y otros actos a los que asiste se mantiene vivo y trata de que su pasado, sus cadáveres, no le reprochen cuarenta años de prepotencia. Son muchas las víctimas que ha dejado por el camino con cuentas pendientes que ahora, sin apenas poder real, y menos tras el cambio político que viene, van a empezar a cobrar su deuda.

José Bono -parece que los militares le llaman Sor Josefa, por su reconocida beatería y otras inclinaciones- goza de unas propiedades y una fortuna difícilmente justificables con sus ingresos, por lo que es probable que las investigaciones sobre la misma acaben finalmente en los medios de comunicación.

Ya sabemos que la Justicia en su momento las mandó archivar por razones que sospechamos. En España los jueces sólo se atreven con políticos en desgracia y con pilladas excesivamente evidentes. Siempre tratan con algodón a cargos que les pueden hacer la vida imposible, como repetidamente se ha demostrado cuando algún juez ha osado meter el dedo en la llaga de ciertos poderosos.

Dossiers y jueces

Porque los servicios secretos también elaboran dossiers de jueces que pueden dar problemas a sus jefes. En mayo del 2010, en pleno escándalo sobre el patrimonio del entonces presidente del Congreso, José Bono, agasajó en su hípica al director del CNI, Félix Sanz Roldán. Para El Confidencial el "6 de abril se cumplían cuatro años desde que dejó el Ministerio de Defensa para convocar a sus colaboradores de confianza y lanzar un mensaje a navegantes: a pesar de haber aceptado importantes regalos de constructores y de haberse negado a explicar el notable incremento de su patrimonio, no está solo".

"La treintena de invitados -proseguía El Confidencial- se dio cita un 6 de abril, a las 14 horas, en uno de los salones de Hípica Almenara, donde degustaron una comida a base de entrantes variados y paella. El mismo escenario donde Bono solía celebrar encuentros familiares con constructores como Francisco Hernando, El Pocero; y que fue construida gracias a la generosidad de las empresas que allí se anuncian, ya que pagaron la mayor parte de las obras".

"De acuerdo con la información de Servimedia, desde donde se asegura que Bono trató de mantener en secreto tanto la convocatoria como las fotografías que allí se realizaron, los asistentes comentaron en tono “distendido y jocoso” las revelaciones sobre el notable enriquecimiento del presidente del Congreso. Por entonces, La Gaceta ya había informado sobre algunos de los pisos que Bono ha adquirido en los últimos años, así como su olvido a la hora de declarar la hípica de su propiedad".

Billetes de 500 envueltos en periódicos

"Poco tiempo después, El Confidencial reveló que el constructor Rafael Santamaría había regalado dos caballos de competición al presidente del Congreso por valor de 200.000 euros. Uno de ellos, el Farceur du Haul, fue pagado con billetes de 500 envueltos en papel de periódico. Además, en otro movimiento sospechoso, Bono ocultó durante años la propiedad de un Porsche Cayenne que conduce habitualmente su esposa".

Se refería al Cayenne, valorado en casi doscientos mil euros, que Francisco Hernando, El Pocero, constructor de 13.000 viviendas en la pequeña localidad toledana de Seseña, le había reglado a la ahora ex esposa de Bono, la venezolana Ana Rodríguez Mosquera.


"El PP llevó el caso en reiteradas ocasiones ante la Fiscalía General del Estado y, amenazó si ésta continuaba negándose a abrir una investigación, que lo denunciará ante el Tribunal Supremo. No obstante, Bono ha dejado claro que todavía tiene amigos muy poderosos", afirmaba la información de El Confidencial.

Como la historia oculta del ex ministro José Bono es muy interesante, y se merece que salga a la luz, continuaremos informando en próximas ediciones de Mil21. Son muchos los que se han beneficiado en las ventas, reventas, de terrenos y propiedades. Muchos se han hecho muy ricos gracias a Bono, por supuesto.

mil21.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.mil21.es