www.mil21.es
    28-Mar-2017

OPINIÓN

El número dos de Podemos tiene un buen espejo en el que mirarse: el de Alfonso Guerra. Si el ex vicepresidente del Gobierno y del PSOE terminó perdiendo su pulso con Felipe González, tras ganar el que mantuvo con Miguel Boyer; Iñigo Errejón ganó su pulso con Monedero, pero puede correr igual suerte que el que fuera todopoderoso segundo en el partido socialista cuando de disputar el liderazgo se trata.
Todo apunta que en junio se celebrarán nuevas elecciones y se conformará, esta vez de verdad, el nuevo bipartidismo que dará inicio a la Segunda Transición: la izquierda auténtica, representada por Podemos, frente a la derecha de toda la vida -la vieja del PP y la nueva de Ciudadanos- a la que sumará el PSOE en un desesperado intento por sobrevivir. Desde los tiempos de Felipe González los socialistas fueron dejando por el camino su ideología de izquierda, a medida que se sentían cómodos en la corrupción permanente.



0,281005859375